•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A las 9:00 p.m. los empleados de un bar-restaurante cualquiera de Managua empiezan a cerrar el establecimiento. “Ayer por ejemplo, (domingo) solo vino un máximo de 10 personas entre las 7:00 y 8:00 p.m.”, dice un trabajador, desalentado por la crisis que vive el país y que ha provocado inseguridad en la  capital. “Si sigue así, nos vamos al desempleo”, advierte.

En la zona Hippos, área plagada de bares y restaurantes, han preferido abrir únicamente los fines de semana, pero con el miedo que en cualquier momento irrumpan encapuchados a saquear. “Nosotros estamos abiertos de 6 a 10 p.m., máximo, sentimos que nos han impuesto un toque de queda porque la gente no sale después de la seis”, dice un administrador.  

Horarios

Los efectos de esa sensación de inseguridad y miedo están afectando gravemente al sector. El presidente de la Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similares (Canires), René Hauser, dijo que debido a esa situación muchos restaurantes capitalinos han optado por reducir sus horarios de atención como una medida de protección.

 Dos muertos durante ataque armado esta madrugada en Jinotepe, Carazo

“Los colaboradores han sido víctimas de actos delictivos a la salida de sus trabajos y además no hay afluencia de clientes después de las 6:00 p.m., debido a la inseguridad”, planteó el empresario. Las pérdidas en las ventas amenazan las operaciones de los locales, y eso pone en riesgo decenas de empleos.

“La situación se está poniendo más difícil (en Managua). Tenemos el problema de la seguridad de nuestros empleados, hay varios establecimientos que están cerrando a las 5:00 o 6:00 p.m. por los asaltos que ha habido”, lamentó Hauser.

Las ventas de los restaurantes en el país han disminuido progresivamente y el representante no descarta  que en  junio caigan hasta un 70%. Inminentemente este problema ha provocado cierres de locales.  Hauser afirma que el país puede albergar a unos 2,500 restaurantes. 

“En abril los restaurantes terminamos un 40% por debajo de las ventas de (ese mismo mes) del año pasado, 50% en mayo y ahora para junio esperamos entre 60% y 70%. Tenemos ya más o menos 25% de los establecimientos que ya están cerrados”, apuntó. 

Despidos inminentes

De acuerdo con el presidente de la cámara, inicialmente el sector evitó realizar recortes de personal y tomó algunas medidas administrativas, sin embargo, ahora los despidos son inminentes y cercanos al 30% de los empleos del sector. 

“Uno trata de no despedir al personal. Cuando empezó la crisis se les mandó de vacaciones, pero ahora se está empezando a despedir, más o menos  un 30% se ha reducido. En Nicaragua hablamos de 2,500 restaurantes y emplean más o menos a unos 40,000 empleados”, dijo. 

 Motorizados matan a policía

A criterio del dirigente, los restaurantes ubicados en centros comerciales son los más afectados por la crisis, pues los arriendos de los locales se mantienen fijos y son altos  para el nivel de ventas actual.

“Los más afectados por la crisis son los que están en centros comerciales por tener un alquiler entre US$25 y US$30 el metro cuadrado, que significa entre US$5,000 a US$10,000 de alquiler al mes y se hacen ventas entre C$5,000 o C$10,000 por día, ya no tienen capacidad de seguir operando, por lo que muchos de ellos están tomando en consideración cerrar”, expresó.

Hauser indicó que hay restaurantes que tienen contratos entre 2, 3 y hasta 5 años de duración  y que están temerosos de continuar endeudándose, sin embargo, no pueden trabajar normalmente debido a la inseguridad, provocada por la crisis sociopolítica que vive el país desde el pasado 18 de abril y que ha dejado más de 130 muertes, de acuerdo con organismos de derechos humanos.

 Armados atacan en Mulukukú y matan a dos policías

“A ninguno de los dos (restaurantes y centros comerciales) le conviene que cierren, pero los establecimientos por responsabilidad con los empleados no pueden abrir noche. Muchos tienen miedo endeudarse demasiado, deben hacer un esfuerzo mayor  para cumplir el contrato. La mayor preocupación de nosotros como asociación es esa. Necesitamos que sean más flexibles, queremos evitar cierres”, afirmó. 

El informe Cuenta Satélite de Turismo de Nicaragua (CSTN) de 2017, del Banco Central de Nicaragua (BCN), precisa que las actividades de restaurantes y servicios de alojamiento representaron el 48.8% de los ingresos que el sector turismo generó al país el año pasado. 

“Las actividades de mayor participación en el VAT  (Valor Agregado Turístico) fueron: restaurantes (25.8%), servicios de alojamiento (23%), servicios de recreación (10.4%) y los servicios de transporte de pasajeros y conexos en sus diferentes modalidades (10.5%)”, indica el informe.