•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Costa Rica anunció  que buscará fortalecer las vías marítimas para el comercio con Centroamérica debido a la crisis sociopolítica que vive Nicaragua y que está impidiendo la movilización de camiones de carga.

“Estamos afinando detalles para reforzar el transporte marítimo, a través del puerto de Caldera (Pacífico), como una vía para asegurar las exportaciones e importaciones costarricenses al resto de Centroamérica”, dijo en un comunicado el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez.

Para el próximo lunes está programada una reunión entre el ministro Méndez, altos mandos del instituciones estatales portuarias del país tanto del Caribe como del Pacífico y representantes de las empresas navieras.

El Gobierno también informó de que la vicepresidenta, Epsy Campbell, se reunió el lunes con una veintena de representantes del sector empresarial del país para analizar las afectaciones al comercio que está provocando la crisis nicaragüense.

En contacto con empresarios

Campbell dijo que el Gobierno mantendrá un canal de comunicación abierto con el sector empresarial, con el fin de encontrar soluciones prontas y reducir los impactos de la crisis nicaragüense en la economía costarricense.

Los datos oficiales de Costa Rica indican que el 92 por ciento de sus exportaciones hacia Centroamérica se transporta por la vía terrestre.

Cada mes, alrededor de 5,000 contenedores salen de Costa Rica hacia la región.

El pasado martes el director ejecutivo de la Cámara Nacional de Transporte de Carga de Costa Rica, Francisco Quirós, dijo a Acan-Efe que en los últimos días se ha agravado la situación de bloqueos de vías en Nicaragua, llamados “tranques”, lo que ha ocasionado que entre 4,000 y 5,000 camiones de carga internacional estén varados en ese país.

Quirós hizo un llamado a las autoridades para que brinden ayuda humanitaria a los transportistas que se encuentran varados en Nicaragua con pobre alimentación y sin acceso a servicios de aseo o para satisfacer sus necesidades fisiológicas.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980 con un saldo de 154 muertos hasta el momento, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.