•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde hace un mes Jorge Ruiz ha visto números rojos en las finanzas de su pequeña empresa Plan Up. La crisis provocó que varios de sus clientes a los que ofrecía servicios publicitarios recortaran sus presupuestos, por lo que el trabajo disminuyó considerablemente. “En cuestión de días perdimos clientes”, dice. 

A la pérdida de clientes se ha sumado impagos de las empresas. “Nos deben tres mil dólares”, agrega. “Por la situación, algunos clientes han retenido cheques de pago, priorizando planilla y eso provoca falta de liquidez de la empresa. Varios proyectos se han pausado, hasta que el país mejore”, continúa.

Ruiz todos los días se levanta pensando si es conveniente continuar con la empresa ante la turbulencia sociopolítica del país. “La represión y la intransigencia del Gobierno nos está afectando a los emprendedores”, agrega. Su empresa la fundó hace tres años y emplea a tres personas. Todos jóvenes como él. “Si no mejora esto, tendré que cerrar”, dice.

Oportunidades

Sara Lila Cordero, fundadora del centro de emprendimiento conocido como La Fábrica, considera que la crisis ha impactado a todos los emprendimientos  del mercado local. “La gente no está gastando dinero, solo para atender  emergencias, hay montón de dinero para consumo que hoy no se está usando por la situación”, agrega.  

Para ella, los emprendedores deben buscar oportunidades en el exterior, y lo más importante es innovar. Esa innovación, comenta, debe contemplar la búsqueda de nuevas líneas de productos y servicios fuera de Nicaragua. “Si tenés una agencia de publicidad digital, tus clientes locales recortan esos gastos, pero hay gente fuera de Nicaragua que pueden ser clientes”, señala.

Cordero apunta que los servicios, como diseño gráfico, desarrollo web, pueden exportarse. También dice que los productos, como zapatos, pueden buscar mercados en el extranjero. Pero, cómo llegar a esos clientes. “Hay que buscar a organizaciones como APEN (Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua)”, recomienda.

Añade que en Internet hay plataformas donde se pueden proyectar servicios y productos. En un post que recientemente compartió Cordero, exhortó a los emprendedores, entre otras cosas, que una forma de reducir costos es “tercerizar”. “En lugar de despedirlas, una idea es tercerizar los servicios de estas personas de forma temporal”, insiste.

Evitar la quiebra

“Cerrar temporalmente no es lo mismo a quebrar un negocio. De hecho, cerrar temporalmente es una forma para evitar llegar a la quiebra por endeudarte asumiendo los costos fijos por meses. Esto es más complejo de lo que suena, pero es una opción que debemos poder considerar, sin miedo, los clientes y los trabajadores lo podrán entender”, sugiere también.

Por su parte Segovia Osejo, presidente de la Red Emprende Nicaragua, una organización que aglutina a más de 30 organizaciones de emprendimientos, dice que el impacto económico en los emprendedores, con negocios ya establecidos, ha sido fuerte. Algunos negocios han preferido cerrar ante las escasas ventas.

“Hemos visto que en los últimos meses, a nivel económico, ha afectado a los pequeños negocios de emprendedores, muchos de ellos no están vendiendo y han cerrado sus negocios, además por el peligro que enfrenta el país, y su recuperación es bastante difícil”, dice la dirigente de la organización de emprendedores.