•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz, pidió ayer a la Asamblea Legislativa del país la aprobación del protocolo de adhesión a la unión aduanera que Honduras y Guatemala iniciaron en junio de 2017.

“Esperamos que en el corto plazo la Asamblea Legislativa pueda estudiar, discutir y ratificar para inmediatamente pasar a los pasos siguientes”, apuntó Ortiz, quien fue acompañado por distintos funcionarios del Ejecutivo.

Ortiz detalló que la adhesión de El Salvador a la unión aduanera ha sido consultada con distintos sectores de la economía salvadoreña, incluida la micro y pequeña empresa y la industria.

El funcionario subrayó que el 69% de la actividad comercial de Centroamérica se registra en El Salvador, Guatemala y Honduras, región conocida como el Triángulo Norte y que concentra casi al 70% de la población centroamericana.

“Nos vamos a integrar de manera activa a partir del tercer trimestre de este año, porque todas la negociaciones básicamente están terminadas con éxito”, acotó Ortiz, quien apuntó que esta unión convertirá a los 3 países en una “región mucho más competitiva y con mayor capacidad para atraer inversión de gran calado”.

Integración en puertos y aeropuertos

Acotó que el acuerdo comercial no solo estipula la integración de las fronteras terrestres, sino que también incluye los puertos y aeropuertos de los tres países.

El 26 de junio de 2017, Guatemala y Honduras, países que tienen un PIB conjunto de US$72.781 millones, lo que equivale al 46% del PIB de toda la región, concretaron la unión aduanera que negociaron durante dos años.

Las exportaciones salvadoreñas a estos dos países totalizaron en 2017 más de US$1,589 millones, mientras que las importaciones de bienes y servicios superaron los US$1,632 millones.

La balanza comercial salvadoreña con Guatemala y Honduras registró un déficit de más de US$84 millones entre enero y abril pasados, según datos del Banco Central de Reserva (BCR) de El Salvador.