•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sector de bienes raíces se está quedando sin inquilinos de espacios corporativos y residenciales, debido a la crisis sociopolítica que atraviesa el país.

Norman Bonilla, gerente general de la empresa Discover Real Estate, dijo que muchos inquilinos están suspendiendo los contratos que tenían firmados, debido a que “sus negocios ya no les están dando para sostener el pago de sus empleados y sus costos fijos”. 

Agregó que “otros negocios están pidiendo prórrogas para poder pagar y otros están pidiendo renegociar el costo del canon de arriendo”.

“Esas son las cosas que están pasando en este sector. Los (clientes) que están suspendiendo contratos, lo que están haciendo es buscar locales más pequeños, con cánones de arriendo mucho más bajos de lo que están pagando actualmente, para poder sobrevivir”, explicó Bonilla.

Muchos de los clientes del sector son inversionistas extranjeros. Archivo/END

Aurora Gurdián, gerente general de Aurora Bienes Raíces Nicaragua, coincidió con Bonilla en que muchos negocios han resultado afectados por la crisis que vive el país desde hace más de dos meses. Esas empresas, según Gurdián, no han tenido en ese período los ingresos acostumbrados antes de la crisis y no pueden mantener los mismos gastos, por lo tanto les han pedido que les bajen los costos de alquiler.

“Si continúa la crisis del país, yo creo que esta situación (del sector inmobiliario) se va a ir agudizando”, expresó la experta del sector de bienes raíces, Gurdián.

Muchos de los clientes del sector son inversionistas extranjeros.

“Por supuesto que las oficinas de nosotros en San Juan del Sur, León y Granada, que son turísticas, donde hay muchos inversionistas extranjeros, realmente ha sido fuerte el golpe. Ya hay unos que se han ido, extranjeros que han decidido irse y abandonar sus negocios, y otros que están pensando hacerlo porque no ven ningún futuro cercano en la parte sociopolítica”, aseveró la gerente general de Aurora Bienes Raíces Nicaragua.

Bonilla puso como ejemplo que “algunos restaurantes están cerrando y se disponen a esperar a ver qué pasa finalmente en el país”.

Residenciales

“Estamos teniendo clientes también en la parte residencial que están buscando cómo reducir sus costos”, indicó Gurdián.

“Lo que hemos visto en el sector de arriendo habitacional es que los que estaban pagando rentas de US$2,000 a US$2,500 se están cambiando a casas con un menor valor de alquiler. En las rentas más pequeñas de US$500 a US$800 están clausurando contratos y buscando cómo irse a vivir con algún familiar”, explicó el gerente general de Discover Real Estate.

Por otra parte, Bonilla señaló que muchos de los inquilinos que pagan rentas altas son funcionarios extranjeros. “Muy posiblemente, si las cosas se agudizan más, o si sus empresas lo valoran, esas personas podrían regresarse a sus países de origen y de esa forma se empezará a agudizar el tema de las rentas. Eso es algo que está pasando ahorita, pero muy poco, pero no significa que no podría ser algo masivo pronto, en dependencia de cómo se vaya comportando la crisis nacional”, aseveró.

Trabajadores

Gurdián agregó que la crisis del país no solo afecta el área de alquiler, sino también el de venta de bienes inmobiliarios.

El sector de bienes raíces se está quedando sin inquilinos de espacios corporativos y residenciales. Archivo/END

Asimismo, Gurdián afirmó que al verse afectadas las empresas de bienes raíces, también resultan afectadas las personas que trabajan en ese sector. “Las empresas de bienes raíces trabajamos con comisiones. Si ellos (trabajadores) no rentan o no venden, no tienen o se les reducen sus ingresos. En el momento en que se baja la demanda, ya sea para venta o renta, o bajen los precios, se afecta los ingresos de los agentes”, expresó.

Según los expertos, el mercado inmobiliario de Nicaragua había comenzado a despegar en los últimos años como producto de la aceleración económica que vivió el país.