•   Los Ángeles, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Dieciséis estados más la ciudad de Washington aseguraron hoy que la retirada del Estatuto de Protección Temporal (TPS), que garantiza que miles de inmigrantes puedan permanecer en Estados Unidos de manera legal, tendrá efectos perjudiciales para la economía del país.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, emitió hoy un comunicado en el que detalló que ha liderado, junto a los fiscales de Massachusetts y del Distrito de Columbia, una declaración de "amicus curiae" de varios estados para defender el TPS que beneficia a miles de salvadoreños, hondureños, haitianos y nicaragüenses.

El "amicus curiae" (amigo de la corte) es una figura legal por la que un tercero ajeno a un litigio expresa voluntariamente su apoyo a una de las partes, a fin de colaborar con el tribunal para la resolución del proceso judicial.

Melania Trump pide a Congreso actuar para reunir a niños migrantes con padres

En este caso concreto, el "amicus curiae" respalda la denuncia entablada por el grupo Centro Presente, con sede en Boston, que fue presentada en febrero y que alega que la decisión del Gobierno de EE.UU. de poner fin al TPS, que protegía a los nacionales de varios países, tuvo motivación racista.

Xavier Becerra

"Muchos titulares de TPS son nuestros vecinos y compañeros que contribuyen a Estados Unidos y nuestra economía cada día. Nuestra nación sería más pobre sin ellos", señaló Becerra.

El fiscal general de California aseguró que los estudios demuestran que la permanencia de estos inmigrantes en Estados Unidos es "no solo beneficiosa para estos individuos sino también para las comunidades en las que trabajan, estudian y viven".

Cuba equipara la crisis de niños migrantes en EEUU a la Operación Peter Pan

"Estamos preparados para desafiar cualquier acción que socave el progreso y bienestar económico de nuestro estado", afirmó Becerra.

California estima que su producto interior bruto perdería 2.700 millones de dólares anuales si los beneficiarios de TPS de El Salvador, Honduras y Haití tuvieran que abandonar este estado.

Esta declaración de respaldo a los inmigrantes con TPS cuenta con el aval de los estados de California, Massachusetts, Connecticut, Delaware, Iowa, Maine, Maryland, Minesota, Nueva Jersey, Nuevo México, New York, Oregón, Rhode Island, Vermont, Virginia y Washington así como del Distrito de Columbia.

La cancelación del programa TPS para los inmigrantes de varios países afecta, por ejemplo, a unos 195.000 salvadoreños, 55.000 hondureños, 50.000 haitianos y 5.000 nicaragüenses, a los que la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, ha dado entre 12 y 18 meses para que salgan de EE.UU. o preparen alguna forma para cambiar su estatus migratorio.

Estados Unidos ha deportado a más de 24.100 migrantes guatemaltecos en lo que va de año

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 con el que EE.UU. concede permisos de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.