•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El precio del pescado en la ciudad portuaria de San Juan del Sur, Rivas, se desplomó drásticamente, luego que la demanda de empresas exportadoras y comercializadoras de mariscos disminuyera, a raíz de la crisis sociopolítica que vive el país, según relataron algunos pescadores.

Delfina Ulloa Coronado, propietaria de tres pangas dedicadas a labores de pesca, reveló que algunas empresas que llegan a los acopios de la terminal portuaria a retirar mariscos para exportarlo y comercializarlo a nivel nacional, cancelaron temporalmente sus operaciones.

 Lea: ¿Por qué Mateare está dejando de ser un pueblo de pescadores?

Dijo que paralelo a la caída de la demanda, la actividad pesquera también registra una buena temporada y que están en sus meses de apogeo.

La actividad pesquera registra una buena temporada. Foto: Lesber Quintero/END

“La pesca esta buena porque es la temporada alta y por eso hay bastante producción, pero no  tenemos compradores y el marisco se aglomera en la terminal donde los vendemos a la ciudadanía a precios que van entre 10 y 30 córdobas la libra, según la especie y calidad del pescado”, afirmó Ulloa.

Pescados de exportación como el dorado, el pargo y la tuna se encuentran en total rebaja al igual que los camarones.

 De interés: Costa Rica busca mejorar impacto ambiental y productivo de pescadores

De acuerdo a los pescadores, la libra de marlín que antes entregaban a 50 córdobas, ahora la venden a  15 córdobas, mientras que la libra de dorado que se cotizaba entre 70 y 100 córdobas ahora cuesta entre 15 y 20, según la calidad.

La actividad pesquera registra una buena temporada. Foto: Lesber Quintero/END

El pargo, uno de los mariscos  más cotizados se encuentra entre 45 y 30 córdobas la libra, y antes “estaba a  75, pero el problema de lo caída de los precios se debe a que no hay compradores  por grandes  volúmenes”, confirmó  el pescador Mauricio Rivas.

​ Además: La economía azul de América Latina

Su colega Luis Alberto López, reforzó esta versión tras señalar que comerciantes de pescado de Masaya, Managua y Granada, no están llegando a comprar mariscos.

Los pescadores también aseguran que las ventas se han visto afectadas por el cierre temporal de hoteles y restaurantes que se encuentran asentados en las diversas zonas costeras de este municipio y se han quedado sin clientes.