•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todas las revistas de viajes hablaban de Nicaragua: de sus volcanes, de su cultura, de su belleza exótica. Hoteles de lujo se abrían campo y empezaban a hospedar a artistas de Hollywood y miembros de la realeza británica.

Todo iba bien hasta que el 18 de abril se desató una crisis sociopolítica que afectó la imagen del país y provocó la huida de miles de turistas asustados por la brutal represión policial y de civiles armados afines al Gobierno. “El turismo se va a pique si no hay respuesta del Gobierno”, dice la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), Lucy Valenti.

 Banpro suspende servicios en cuatro sucursales de Managua

A raíz de los hechos violentos del 18 de abril, los esfuerzos que el sector privado y público hizo para posicionar a Nicaragua como uno de los destinos turísticos más importantes se desvanecieron. Hoy los cálculos apuntan a pérdidas que alcanzan los US$200 millones.  

En 2013, según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), los ingresos por turismo eran de US$417 millones, pero en cinco años se duplicaron hasta alcanzar US$840.5 millones en 2017. Ese año las divisas crecieron 30.5% en comparación al 2016 y el número de turistas se acercaba a los dos millones.

Peso económico

El economista Mario Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) asevera que el turismo tenía un peso importante en la economía del país, además era un sector con un potencial de crecimiento. “El turismo era una actividad apropiada, perfecta para el tipo de desarrollo que el país necesitaba para generar empleo  e ingresos para la gente de forma amplia, que estemos en la situación actual es bastante lamentable”, expone.

Ante eso, el economista llama a resolver las crisis cuanto antes para retomar el rumbo de la actividad, la cual dependerá de los arreglos alcanzados en el país. “Si damos estabilidad a largo plazo, es factible recuperar la confianza rápidamente para que regrese la actividad turística a tomar auge”, asegura. También expresa que si en el país hay estabilidad política, social y seguridad, el turismo por sí solo se encargará de seguir creciendo. 

 Fitch degrada calificación de Nicaragua

Hasta el primer trimestre de este año, el turismo mostró cifras de crecimiento positivas, pues el gasto y la estadía  promedio diario aumentaron  5.8% y 1.7%, respectivamente, de acuerdo con la Encuesta de Turismo, publicada por el Banco Central de Nicaragua (BCN). Sin embargo, desde abril el panorama para este sector a raíz de la crisis sociopolítica del país es sombrío. 

Para la presidenta de Canatur, Lucy Valenti, si no hay una respuesta inmediata del Gobierno de Nicaragua a la crisis, el turismo se irá a pique. Recuerda que en la década de los 80 no había actividad turística por la guerra, por lo que empezó hasta 1990 cuando se dio el proceso de paz y democratización del país. 

“Para que el turismo resurja necesitamos paz social, ninguna persona va a venir a un país donde no hay paz social y donde hay violencia todos los días”, asegura. Para la dirigente turística, los esfuerzos que el país hizo para posicionarse ante el mundo como la última campaña “Te quiero tal como sos”, también se vinieron a pique.

“La campaña se vino a pique y los esfuerzos también, este año vamos a tener resultados de decrecimiento, habrá un impacto importante, sin embargo, tengo fe que vamos a poder recuperarnos, tengo fe en los empresarios turísticos del país, tengo fe en su disponibilidad y capacidad para recuperar el mercado perdido, pero necesitamos paz”, apunta Valenti.

En enero pasado, el Instituto Nicaragüense (Intur)  lanzó una millonaria campaña para promocionar al país en Norteamérica, Centroamérica y Europa. La iniciativa consistió en spots de 30 segundos en los edificios Times Square de New York y Canadá, cápsulas de 10 minutos en aerolíneas como Copa, Avianca Airlines, Avianca, United Airlines y alianzas con mayoristas europeos. La inversión fue de US$2 millones. 

Imagen de país, dañada 

“De continuar esta situación o agravarse, es muy probable que los gobiernos de los principales países emisores de turistas hacia Centroamérica comiencen a emitir recomendación o avisos a sus connacionales de tener precauciones al viajar o inclusive abstenerse de realizar viajes por motivos de negocio o placer”, dijo a este diario, Víctor Pizarro,  CEO de la agencia de marketing turístico Berry Whale. “La violencia por la crisis en Nicaragua afecta la imagen de país seguro”, agregó el experto.

La afectación a la imagen país ya pasó factura a los primeros hoteles del país. El Grupo Pellas informó  este viernes que suspenderán indefinidamente las operaciones de hotel Mukul Auberge Resorts Collection, Tola, a partir de mañana debido al deterioro significativo de la marca país de Nicaragua, que ha ocasionado que los huéspedes abandonen el complejo y cancelaciones de reservaciones.

El hotel fue inaugurado en enero de 2013, constituyendo una inversión de US$250 millones. El comunicado del Grupo Pellas expresa que Nicaragua fue reconocida como uno de los destinos más exóticos de las Américas, mientras que Mukul llegó a ser reconocida por prestigiosas revistas como uno de los mejores resorts de la región. En este complejo de lujo se hospedaron  actores y actrices reconocidos a nivel mundial como Morgan Freeman y Catherine Zeta-Jones.

 Mukul cierra operaciones por crisis

“Era de esperarse que cerraran y no nos asustemos que más empresas cierren o suspendan operaciones si la crisis no se supera a la brevedad, a mí no me sorprende porque lo veo venir, ¿cómo van a sostenerse las empresas si no tienen  ingresos, si no hay turismo, ni nacional ni internacional? En Nicaragua no hay humor para andar haciendo turismo, si todos estamos preocupados por la situación”, explica Valenti.

La empresaria turística revela que el sector ya ha cerrado unos 60,000 puestos de trabajos, una cifra que representa el 50% de los 120,000 que generaba la actividad. “Algunas empresas están haciéndole frente a una crisis tremenda, pero hacen de tripas corazón, pensando en empleados, que no quieren despedirlos”, indica.

Sin plan de acción 

Ian Coronel, director ejecutivo de la Fundación Centro Empresarial Pellas, afirma  que ya es un hecho que el turismo se cayó de forma catastrófica, pero a su criterio, el gran problema es la falta de definición de la situación actual y cómo se va a solventar en el futuro inmediato.

“No creo que a corto ni mediano plazo tengamos una recuperación del turismo, ni siquiera a los niveles de la temporada baja. Mientras no se dé un cambio definitivo que tiene que ser a través de unas elecciones limpias y con todas las garantías, muy difícilmente se va a lograr un clima de estabilidad social, que permita desarrollar una estrategia a largo plazo para intentar recuperar parte de lo que hemos perdido”, opina.

Coronel considera que tampoco es imposible y pone como ejemplo a Colombia, un país que logró recuperar el turismo, pero para eso “se necesita, primero un clima de estabilidad y seguridad y mucho recurso para apoyar a los pequeños y medianos empresarios a que empiecen de nuevo a brindar sus servicios y así poder realizar una campaña de atracción de turistas y turoperadores”.

 Precio del pescado se desploma en San Juan del Sur

Por su parte, el empresario René Sándigo, gerente del Hotel Real La Merced en Granada, asegura que muchos hoteles están cerrados debido a que el panorama del país no es claro. “No tenemos plan de acción porque no se puede pensar en estos momentos, será hasta que veamos por dónde va el país o cómo se estabiliza”, apunta. 

Sándigo prevé que más hoteles en el transcurso de los días anunciarán  sus cierres, aunque dice que en Granada muy posiblemente empiecen a abrir algunos establecimientos. “Los esfuerzos que se habían hecho en el país van a quedar inefectivos. Nos va a costar mucho levantarnos, entre más pasa el tiempo la imagen a nivel mundial estará más golpeada”, concluye.