•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La angustia y el optimismo surfean en los pensamientos de los emprendedores en Nicaragua, uno de los grupos más vulnerables a la actual crisis que vive el país.

El miedo a “fracasar” y la duda de si continuar el negocio o cerrar temporalmente es una idea que analiza la mayoría.

La inseguridad ciudadana, escasez y la reducción de ingresos son tres factores que agravan más la estabilidad de un negocio.

Para Kathya Ríos y Bernard Pattatuchi, propietarios del restaurante La Frontera, en Granada, la situación que ha vivido Nicaragua y su departamento es devastador, por lo que el 6 de junio en su página de Facebook anunciaron que el restaurante se mantendrá cerrado por un tiempo indefinido.

“Estamos viviendo tiempos no tan agradables, es por ello que les informamos que el día de hoy no estaremos atendiendo, de hecho no sabemos qué días de esta semana podremos atender.  Por lo que les pedimos estén atentos a nuestras actualizaciones de estado”, escribió días atrás la pareja en la página del restaurante.

En Granada, una de las ciudades más turísticas de Nicaragua, el comercio no es el mismo desde el 18 de abril, cuando comenzaron las protestas. Los hoteles, tiendas, restaurantes y bares han detenido sus operaciones por la violenta represión, que ha causado muertes y la ausencia de turistas locales y extranjeros.

En Managua, además de la represión a los manifestantes, existe un clima de inseguridad e incertidumbre. Las denuncias en las redes sociales por asaltos y asesinatos han generado tanto temor que una especie de toque de queda se ha establecido en la ciudad.

Calle La Calzada en Granada.El 31 de mayo, un día después de la masacre de la marcha de las madres, la bloguera de moda nicaragüense, Norma Gómez, conocida como Nini, anunció también el cierre temporal de sus tiendas, alegando que no se puede trabajar con el miedo a ser agredido.

“Rainbow Store y Nini Fashion Shop están temporalmente cerrados, por solidaridad ante tantas muertes, porque estamos cansados de un gobierno que no reacciones ante tanta inseguridad y asesinatos, no podemos estar trabajando con miedo ante tanta barbarie, no puedo exponer a mi persona de esta manera”, dijo la nicaragüense en un post en su cuenta de Instagram.

Norma Gómez admitió que pese a la situación, sus sueños de emprendedora continuarán.

“Eso sí: mi sueño sigue y seguirá siempre, ningún gobierno me lo va a quitar, si me caigo me levanto trabajando junto a mi familia, quienes han sido mi único pilar junto a la fe en Dios. Déjennos trabajar en paz, por favor señor y señora presidenta, garantice a su pueblo seguridad y no más muertes.”, reiteró la bloguera.

Casi un mes después, los emprendedores reabrieron sus negocios y se han visto obligados a modificar su horario de atención, sin embargo luchan cada día por mantener en pie su trabajo.

Cómo enfrentar la crisis

Según la experta en finanzas personales, Elaine Miranda, lidiar con una crisis nunca es fácil, especialmente cuando los recursos están comprometidos.

“Quisiera decir que hay una respuesta única, mágica y correcta para todos los emprendedores en esta situación. Pero no la hay”, advierte Miranda.

Un punto a tener en cuenta, según la experta, es la incertidumbre en el tiempo, otro el giro de cada negocio.

Establecimientos cerrados en Managua.

“Primero, porque no sabemos cuánto tiempo más estaremos así y si las cosas podrían, incluso, empeorar. Y segundo, porque cada emprendedor y giro de negocio es diferente, por lo que las mismas medidas no aplican exactamente igual para todos”, explica Miranda.

Para la también fundadora del blog Plata con Plática, un primer paso para enfrentar esta crisis es aceptarla.

“Es fácil y hasta reconfortante aferrarse a meses anteriores, donde la empresa tenía éxito o al menos ventas suficientes para cubrir los gastos. Pero, toca concentrarse en el hoy, en el presente y pensar en el futuro cercano, pues el pasado no te ayudará a actuar en esta crisis”, indica la especialista.

¿Cerrar temporalmente el emprendimiento?

Durante este periodo es necesario saber actuar de manera rápida y precisa para contener de forma más efectiva cualquier posible daño a corto o largo plazo, por eso Sara Lila, Máster en Emprendimiento e Innovación y creadora del blog La Fábrica, propone una serie de consejos que van desde pensar en exportar hasta considerar la opción de un cierre temporal de un negocio.

Si en primera instancia, la palabra exportar asusta, la experta explica que una crisis es una oportunidad que propicia el pensar en ofrecer los productos o servicios al comercio exterior.

“El mercado local está siendo mucho más conservador con sus decisiones de compra, están ahorrando, pensando en cualquier emergencia (muchos lo dicen y también las filas de migración). Esto se convierte en una oportunidad para pensar en los mercados internacionales. Aplica para cualquier producto o servicio que podría ser brindado de manera remota, así como desarrollo web o tecnológico, diseño gráfico, traducción”, apunta Sara Lila.

Reducir costos es otro de los mecanismos para hacer sostenible un emprendimiento.

“Una forma de reducir costo es tercerizar, muchas personas me han dicho ‘voy a tener que despedir personas este mes’. En lugar de despedirlas, una idea es tercerizar los servicios de estas personas de forma temporal, acordar que trabajen ‘a destajo’", propone Sara Lila.

Además, aconseja ahorrar energía eléctrica y disminuir incluso el propio salario de un propietario.

Quizá este próximo punto sea el que más cueste reflexionar: “Explorar la posibilidad de cerrar temporalmente”.

Fachada del Mercado de Artesanías de Masaya, tras un saqueo registrado durante la crisis.

Para Sara Lilia, cerrar temporalmente no es lo mismo que declarar un negocio en quiebra.

“De hecho, cerrar temporalmente es una forma para evitar llegar a la quiebra por endeudarte asumiendo los costos fijos por meses. Esto es más complejo de lo que suena, pero es una opción que debemos poder considerar, sin miedo, los clientes y los trabajadores lo podrán entender”, dice la experta en emprendedurismo.

Por último, la creadora de La Fábrica, aconseja a los emprendedores cuidar la comunicación y “humanizarnos desde nuestro negocio”.

De acuerdo con Sara Lila, esto se refiere a que “no podemos comunicarnos con nuestros consumidores como si nada pasa a nuestro alrededor. Debemos tener cierto nivel de empatía con la situación y no tener miedo a mostrar esto de manera abierta -sobre todo los emprendedores que ellos mismos son la cara del negocio-”.

Por otro lado, “humanizarnos” según la experta, significa que los dueños de emprendimientos deben “hacer lo que esté en nuestras posibilidades para ayudar a los demás, para participar, para ser humanos”.

“Nicaragua está atravesando una crisis económica, política y social. Nadie es ajeno a esto y todos podemos participar desde nuestros espacios, desde nuestros negocios. Seamos generosos con nuestros colaboradores, si están pasando un momento difícil, apoyarlos, escucharlos, entender su opinión. Si necesitan tiempo libre, dárselos”, sugiere la especialista.