•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unas 131,000 personas cayeron en situación de pobreza, desde que inició la crisis social en Nicaragua, el pasado 18 de abril, a la segunda semana de junio, afirmó Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

La razón principal, de acuerdo con ese centro del pensamiento económico, fue la pérdida de unos 215,000 empleos.

Según datos oficiales, entre 2009 y 2014 el porcentaje de población en situación de pobreza en Nicaragua pasó de 42.5% a 29.6%.

 La economía se estanca

Pero ahora, de acuerdo con Funides, podría haber un  retroceso,llegando hasta un 31.7% en el índice de pobreza del país.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, afirmó que de no encontrarse una salida pacífica a la crisis sociopolítica en julio próximo, los efectos serán más severos en el país. 

Y es que, de acuerdo con las estimaciones del centro de pensamiento económico, 1.3 millones de personas estarían en riesgo de caer en la pobreza, si perdieran sus empleos o se redujeran considerablemente sus ingresos en los próximos meses.

“Con la gran cantidad de nicaragüenses que están en una posición de  vulnerabilidad, que significa que no son pobres pero están cerca de la línea de pobreza, estamos hablando que cerca de 1.3 millones de personas; y si esta gente cae en la línea de pobreza, estaríamos regresando a los niveles de pobreza de los años noventa. Estamos hablando de una situación realmente crítica”, sostuvo Chamorro.

De acuerdo con la Encuesta de Medición de Nivel de Vida (EMNV), del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (Inide), en 1998 el 47.9% de la población era pobre y el 17.3% vivía en pobreza extrema.  Estos indicadores bajaron en 2001 hasta puntear 45.8% y 15.1%, respectivamente, sin embargo, en 2005 volvieron a subir.

 Más de 400 empresarios participan en Foro de Exportación e Inversión del SICA

Desde 2005, la pobreza ha registrado descensos continuos tanto en pobreza general como extrema.

Pérdida de empleos por sector

Funides explicó que entre las personas que han perdido sus empleos, los más afectados son los colaboradores del sector turismo (hoteles y restaurantes) pues esa actividad se ha visto obligada a prescindir de los servicios de unas 67,000 personas.

En el sector comercio, se han perdido unos 51,000 empleos; en la construcción, unos 47,000; en la industria manufacturera, unos 39,000; y en otras actividades económicas, unos 12,000, afirma el centro de pensamiento económico.

“Las actividades relacionadas con el turismo, comercio y construcción representan el 77% del total de empleos perdidos”, explicó Funides en una nota de prensa.

No habría crecimiento

La economía de Nicaragua, que crecería entre 4.5% y 5% este año, según el Banco Central de Nicaragua, más bien experimentará un decrecimiento, como consecuencia de la crisis social que atraviesa el país, afirmó Funides.

El centro de pensamiento se planteó dos escenarios para obtener sus nuevas proyecciones de crecimiento económico del país, uno optimista, basado en que a más tardar a finales de julio terminará el conflicto en Nicaragua y otro pesimista, caracterizado por la falta de voluntad política para encontrar una salida negociada a los conflictos rápidamente.

En el primero, de acuerdo con Funides, la economía del país tendría un decrecimiento de 0.03%.

 Más de 400 empresarios participan en Foro de Exportación e Inversión del SICA

“En este escenario, la tasa de crecimiento de la actividad económica para 2018 se contraería a -0.03% en comparación con el 2017, con pérdidas de US$638 millones en valor agregado”, dice la nota de prensa.

En el segundo escenario, la economía se contraería hasta en 5.6%. Este decrecimiento sería el más fuerte del país, luego de una época de crecimiento positivo, en lo que va de 1978 a la fecha, señaló el director ejecutivo de Funides, Chamorro.

Sergio Maltez, presidente DE Cadin. Foto: Alejandro Sánchez

Esta fuerte contracción dejaría a Nicaragua en este año como el penúltimo país del continente americano en términos de crecimiento económico, superando únicamente a Venezuela que se estima tendrá una contracción de 15%. 

En los últimos años, Nicaragua era la tercera economía con mayor crecimiento, solo por detrás de República Dominicana y Panamá.

“En este segundo escenario la tasa de crecimiento de la actividad económica del 2018 se contraería a -5.6% en comparación con el 2017, lo que representa una pérdida de US$1,400 millones en valor agregado”, indica Funides en su nota.

Las nuevas proyecciones de Funides se actualizaron a partir de información brindada por representantes gremiales y empresarios de los sectores claves hasta la segunda semana de junio.

Turismo golpeado

Chamorro subrayó que las afectaciones en el turismo han sido fuertes: “Se han perdido más de 60,000 empleos, más de 800 restaurantes (están) cerrados y casi 400 establecimientos de albergue también están cerrados. Se han perdido US$150 millones en divisas ahí”.

“Existe un buen número de empresas que ya están reduciendo personal, la demanda por vivienda se ha reducido. Y en la industria, una cantidad  considerable  de empresas está considerando cerrar en este momento, estamos hablando de una situación muchísimo más grave de la que dice el BCN”, refirió Chamorro.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), dijo ayer que en el turismo ha sido “dramática” la situación.

 Cuatro claves para los bancos dispuestos a aprovechar las oportunidades de financiamiento sostenible

“En el turismo todavía hay un poco de actividad, pero fundamentalmente concentrada en el segmento de turismo corporativo o de negocio, como se le llama. Y también fundamentalmente concentrado en Managua. Eso se debe a que empresas internacionales o inversionistas internacionales que tienen presencia en Nicaragua todavía están viniendo a ver cómo están sus empresas, cómo van sus negocios”, explicó la representante del sector turístico del país.

Agregó que dentro del turismo de negocio también se cuentan las delegaciones de organismos internacionales y la prensa internacional, que está llegando al país precisamente debido a la crisis y usan servicios de alojamientos.

“Pero fuera de Managua y en otros segmentos turísticos, andamos entre 0% y 5% de actividad. En Managua, la ocupación hotelera anda por un 14% aproximadamente”, refirió Valenti.

Poca actividad en bares y restaurantes

La presidenta de Canatur señaló que otra actividad turística que tiene todavía un poco de movimiento es el de restaurantes y bares, pero explicó que fundamentalmente se lleva a cabo en horas diurnas, porque en el país todavía hay gente que trabaja y sale a comer, pero “por las noches todo está totalmente muerto”.

Lucy Valenti, presidenta de Canatur.Foto: Alejandro Sánchez/END

“En el turismo es dramática la situación, porque nosotros dependemos del flujo de turismo internacional y nacional, y si en el país no existen condiciones de seguridad para que el turista nacional se movilice, mucho menos para el internacional. Cada día que pasa con esta crisis es un día más de amenaza de cierre de nuevos negocios”, expresó Valenti.

Caida en sector industrial

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), dijo que “obviamente ha habido una caída acelerada” en la actividad económica del país.

Maltez se mostró preocupado sobretodo porque la desaceleración en la actividad económica del país tendrá un gran impacto en el empleo formal.

Afirmó que hay zonas francas que se van a retirar del país y otras que mantendrán sus operaciones en su mínima capacidad. Por lo tanto, según Maltez, en las próximas dos semanas se podría llegar a unos 80,000 empleos perdidos en ese sector.

 Transacciones en el mercado de divisas se incrementaron en mayo

Según Cadin, hace un mes se estimaba que en el sector de zona franca se perderían aproximadamente 40,000 empleos, pero actualmente, viendo cómo se han continuado desarrollando los acontecimientos “se puede estimar en 80,000 los desempleos de los 120,000” que existían antes de la crisis.

El sector de la construcción ha sido, según Funides, otro de los más afectados.

Edgard Lugo, presidente de la Asociación de Ferreteros de Nicaragua (Afenic), dijo el pasado domingo que se han reducido considerablemente las ventas ferreteras.

“Cuando hablamos de proyectos grandes, la inversión que ya estaba aprobada y en camino, probablemente no se detenga, pero aquella que tenías que tomar la decisión en mayo y junio, probablemente los que tenían que decidir digan ya no vamos a invertir. Eso lo vamos a comenzar a ver en julio, agosto y septiembre. Entonces sí, la crisis nos está afectando a toditos”, sostuvo Lugo.