•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las operadoras de viajes crecieron 159% entre 2010 y 2016. En 2010 el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) contabilizó 62 negocios de este tipo, mientras que en 2016 el número alcanzó los 161, sin embargo, la crisis sociopolítica que vive el país desde el 18 de abril ha obligado a la mayoría de estas empresas a cerrar.

Según la presidenta de la Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur), Claudia Aguirre, las turoperadoras registran cancelaciones de casi el 100% para 2018, y prevé una situación similar para 2019, debido a que los mayoristas ya han dejado de ofrecer a Nicaragua en los catálogos del próximo año. 

 Funides: crisis deja a 130,000 personas al borde de la pobreza

Contrario a este año, en 2017 entre 150 y 170 agencias de viajes mayoristas  ofertaron paquetes turísticos a Nicaragua desde el exterior. Solo el 3.6% de los 1.59 millones de visitantes extranjeros que llegaron a Nicaragua en 2016 lo hicieron a través de las turoperadoras, sin embargo, gastaron tres veces más que el promedio superior a los US$44.5.

Un informe elaborado por la Universidad Americana (UAM) y la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua reveló que el 58% de las turoperadoras que operaban  en el país fueron fundadas después del año 2000 y un 41% incluso corresponde al año 2015. “Había un auge de las turoperadoras y daban indicadores positivos en el crecimiento del turismo”, dijo Aguirre.

¿Cuál es la situación de las turoperadoras en Nicaragua?

Nosotros como operadores turísticos estamos en paro por la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, esa es una realidad que no podemos negar. Estamos en paro por la crisis, insisto. Antur maneja que el sector turoperador ha tenido cancelaciones, y han venido en aumento.

¿De qué porcentaje son esas cancelaciones?

Hablamos de 90% y 100%. Estamos llegando a cero proyección, es decir a cierre de operaciones, no están los operadores recibiendo turistas, eso lo vemos en la realidad. Los operadores dejaron de recibir grupos y estamos enfrentando las cancelaciones que han venido en aumento.

¿Estas cancelaciones son para todo el año?

Las cancelaciones son para la temporada 2018, y lo más preocupante es que una parte de los mayoristas contemplan descontinuar el destino para 2019, es decir que Nicaragua queda fuera de los catálogos para el próximo año.  

 Cuatro claves para los bancos dispuestos a aprovechar las oportunidades de financiamiento sostenible

Tenemos que considerar que las turoperadoras trabajan con las ofertas para próximas temporadas, y hemos tenido cancelaciones en junio, y ahora tenemos cancelaciones definitivas para 2018, y las agencias mayoristas han estado informado a algunos turoperadores que dada las circunstancias que vive el país, están tomando la difícil decisión de no ofertar Nicaragua para la temporada 2018 y 2019, algo que resulta más preocupante, porque estamos ante las cancelaciones de ahorita y las de próximas temporadas.

¿Ese porcentaje de cancelaciones, cuánto representa en dinero?

Es incalculable. Las pérdidas no las podemos medir ahora, pero sí ha impactado fuertemente. 

¿Cuántas turoperadoras de Antur podrían cerrar?

Aún estamos en contexto de valoración. Nosotros aglutinamos a 45 turoperadoras, y hay algunas operadoras que dado a la crisis están cerrando operaciones, otras trabajan con el personal mínimo. Es prematuro darte una cantidad de empresas que han cerrado. Incluso, no podemos precisar cuántos empleos son afectados por la situación.

Las cadenas de valor han sido afectadas, hablamos que ustedes cancelan a restauranteS, bares y otros negocios.

Sí, si no recibimos visitantes internacionales las operaciones turísticas para los turoperadoras bajan, esto se traslada a los hoteles, porque se les cancela, al igual que a los restaurantes. Es una afectación a todas las cadenas, y vemos cómo varios hoteles han cerrado sus operaciones temporalmente.

¿Cómo hacen las empresas que aún funcionan?

Están atendiendo turismo de negocios, es decir, a empresarios que vienen a Nicaragua a ver cómo están funcionando los negocios regionales. Tenemos medios internacionales que están llegando, hay actividad, pero no es turística.

¿Será difícil recuperar el mercado, el interés de los mayoristas?

Estamos buscando acciones para enfrentar la crisis, y trabajar nuevamente cuando pase la crisis. Hemos aprendido y estamos trabajando con agentes mayoristas, estos nos dicen que toman la difícil situación de descontinuar con Nicaragua, pero nos dicen que esperan retomar al país cuando la situación pase porque es un destino que las agencias han comprobado que es de interés por sus atractivos. Ya tenemos una base del conocimiento de la oferta de Nicaragua.

¿Piensa que no será difícil?

Sí, pero estamos esperando que las condiciones mejoren. Ya tenemos una base de experiencia, los mayoristas ya conocen a Nicaragua, pero ponen un alto por la seguridad. El turismo lo podemos recuperar.

 Flujo de remesas creció entre enero y mayo

Estadísticas del Intur señalaban que las empresas turoperadoras mostraban un crecimiento importante, ¿cómo se desarrollaban antes de la crisis?

Había un auge de las turoperadoras y daban indicadores positivos en el crecimiento del turismo. Había más turoperadoras en el mercado nacional e internacional, o sea, había una tendencia en crecimiento, eso es más empleo y más desarrollo que llegaba a las cadenas de valor.

¿Y cuánto aportaban, pocos turistas que llegaban al país lo hacían a través de las turoperadoras?

Los turistas que llega al país vía turoperador gastan tres veces más que el viajero promedio. Estadísticas del Intur señalaban que el gasto promedio de un visitante era de 44 dólares, pero un estudio realizado por Canatur reveló que el turista que llega vía turoperadora gasta 140 dólares, eso demuestra el papel importante que juega las empresas turoperadoras en la actividad turística de Nicaragua.