•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, los productores de maní están enfocados en la siembra de ese producto, la cual se lleva a cabo todos los meses de julio de cada año, principalmente en la zona de occidente.

“Estamos empezando el ciclo agrícola del maní, con las dificultades previstas en base a la situación (que) actualmente se está desarrollando en Nicaragua”, indicó vía telefónica Salvador Baca, presidente de la Asociación de Agricultores de Chinandega (Adach).

Mauricio Zacarías, productor de maní, señaló que el programa de siembra de ese producto se está llevando con normalidad, aunque deseó que “ojalá no haya ningún contratiempo”.

Baca y Zacarías afirmaron que la expectativa es que en Nicaragua se siembre este año la misma área del año pasado, es decir unas 65,000 manzanas de tierra.

Las expectativas de la producción de maní en general son positivas. Archivo\END

“La expectativa, hasta el momento, es sembrar la misma área manicera, pero hay algunas complicaciones de financiamiento y el ambiente hostil, que podrían reducir un poco el área, pero esperamos que no sea mucho”, expresó Baca.

El representante del gremio de los productores chinandeganos señaló que los más afectados serán los pequeños productores de maní.

Toma de  tierras

Si bien la siembra de maní se está llevando a cabo de forma normal, los productores se sienten amenazados por las tomas de tierras que se están produciendo en el país en el contexto de la crisis sociopolítica.

“La única crisis que podemos tener es la toma de tierras que estamos viendo que están apareciendo por diferentes lugares, pero hasta el momento en el caso del maní todo está bajo control”, sostuvo Zacarías.END

Baca dijo que todos los cultivos, no solo el maní, están amenazados por las tomas de tierras de forma ilegal. “Puede ser de caña, maní, arroz, cualquier producto… Hay tomas de tierras en Managua, León, Chinandega, Rivas”, indicó.

Clima

Según Zacarías, las expectativas de la producción de maní en general son positivas, pero matizó que “las cosas en este país cambian de un día para otro”.

“Creemos que todo va a salir normal en este período y ojalá que el invierno tenga buenas precipitaciones para que la cosecha sea buena”, manifestó el productor.

Aunque los productores esperan que haya un buen invierno para la cosecha de este producto, aseveraron que en los últimos días ha habido pocas lluvias.

“A lado de Chinandega ha llovido muy poco en los últimos 10 o 15 días. El problema sería que la canícula nos agarre también y se prolongaría esta sequía que hay por acá. Hay muchas amenazas (de lluvias) sí y esperamos que se mejore esto”, afirmó Mauricio Zacarías.

El ciclo productivo del maní, que arranca en el mes de julio, dura entre 120 y 130 días, por lo tanto la cosecha sale en noviembre.