• |
  • |
  • AFP

La Reserva Federal pronosticó que la economía estadounidense se recuperará antes de fin de año, pero advirtió que esta reactivación será lenta, en función de la recuperación del sector financiero, y que el desempleo "se mantendrá elevado" durante cierto tiempo.

"Continuamos previendo que la actividad económica toque fondo y se recupere más tarde este año", declaró hoy el presidente de la Fed, Ben Bernanke, ante una comisión mixta de economía en el Congreso. "Los datos recientes presagian que el ritmo de la contracción de la actividad podría estar desacelerándose", explicó. "El elemento clave de esta previsión es nuestra percepción de que el mercado inmobiliario comienza a estabilizarse y que la fuerte caída actual de los stocks se desacelerará durante los próximos trimestres", añadió.

Bernanke subrayó que la disminución de stocks (acciones) llevó a la caída de cerca de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense en el primer trimestre. En estos tres meses, el crecimiento se contrajo en 6,1% en ritmo anual, tras una baja de 6,3% en el último trimestre de 2008. En período de crisis, las empresas tienden a reducir sus existencias para ajustarse a la baja demanda. La disminución de los stocks hizo perder 2,79 puntos porcentuales al crecimiento de la economía estadounidense en el primer trimestre, mientras que el consumo de los hogares se recuperaba, aportando cerca de 1,5 puntos al crecimiento.

Sistema financiero se restablecerá
Para el presidente de la Fed, "los datos recientes permiten prever (...) que la demanda, especialmente la de los hogares, podría estar estabilizándose". Esta demanda podría "estar sostenida por la reactivación presupuestaria y monetaria", indicó Bernanke, aludiendo al plan de 787.000 millones de dólares en tres años aprobado a mediados de febrero y a los centenares de miles de millones de dólares invertidos por la Fed para reactivar la economía.

"Nuestro pronóstico surgió de una advertencia importante en la medida en que se parte del principio de que el sistema financiero continuará restableciéndose progresivamente", agregó. Aunque destacó que "una recaída de la coyuntura financiera pesaría fuertemente en la actividad económica y podría hacer recaer la naciente recuperación".

Bernanke divulgó estas previsiones mientras varios indicadores económicos publicados en abril alientan la esperanza de que lo peor habría pasado. Entre ellos, el índice ISM que mide la actividad en los servicios volvió en abril a su nivel de octubre. La actividad en los servicios continuó bajando pero a un ritmo más lento que en marzo.

Nivel de empleo podría continuar bajando
La tasa de crecimiento ganará intensidad "gradualmente" y la actividad debería permanecer débil un cierto tiempo, dijo Bernanke al notar que las inversiones de las empresas seguirán siendo "extremadamente débiles". "Las empresas deberían ser prudentes en sus contrataciones de personal y la tasa de desempleo podría en consecuencia mantenerse elevada durante cierto tiempo, incluso luego de que la economía se recupere", insistió Bernanke.

Por su parte, el presidente de la Fed de Minneapolis (Minnesota, norte) Gary Stern, declaró que también es "probable que haga falta cierto tiempo antes de que la coyuntura mejore considerablemente en el mercado del trabajo (...) El nivel del empleo podría continuar bajando en los sectores que se contraen -finanzas, construcción, automotor- a pesar de que se recupere en lo global".

La tasa de desempleo estadounidense era de 8,5% en marzo, su más alto nivel desde fines de 1983. Los analistas esperan que los datos de abril, que se publicarán el viernes, lo sitúen en 8,9%. Varios economistas prevén que el desempleo llegue al 10% de la fuerza laboral en 2009 y alcance su mayor nivel el año siguiente.