•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres meses después de iniciadas las protestas ciudadanas en Nicaragua, que han desatado una violencia mortal, la economía del país sufre consecuencias graves por la caída de la inversión, el empleo y la producción.

El índice mensual de la actividad económica (IMAE) correspondiente a mayo, muestra una disminución de 4.9% con relación al mismo mes de 2017, según el Banco Central de Nicaragua (BCN). Los sectores con saldos más negativos son turismo, comercio y construcción.

“Necesitamos evitar que esta crisis económica se profundice y nos lleve a daños irreparables; lo importante es hacer un llamado a la sensatez, debemos pensar en una solución que nos permita reactivar la economía”, dijo el economista Mario Arana.

El Banco Central de Nicaragua (BCN) proyectó a inicios del año que el crecimiento del país sería de entre 4.5% y 5%; sin embargo, con la crisis ahora lo sitúa en 1%. Por su parte, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estima que la economía podría contraerse si la crisis se prolonga. 

BCN optimista

El presidente del BCN, Ovidio Reyes, dijo este martes en una conferencia de prensa que mayo y junio son los meses en que se observará mayor reducción en la actividad económica, debido a los disturbios que han afectado el país.

“Pero ya julio nosotros esperaríamos una recuperación. Entonces, van a ser dos meses de significativa baja en la actividad económica: mayo y junio, pero nosotros esperaríamos que a partir de julio se reinicie o se reactiven diversos sectores”, informó el funcionario.

Cuando la crisis llegó a dos meses, tres calificadoras internacionales de riesgos revisaron a la baja la calificación de Nicaragua. Archivo\END

“Estamos aun apostando por el escenario optimista y creemos que la actividad económica, que la teníamos prevista crecer en 1.0%, va a cumplirse; aún mantenemos esa expectativa”, agregó Reyes.

Sobre el empleo, el presidente del BCN dijo que por la crisis se han perdido 82,000 puestos laborales, y también cree que podrían recuperarse en los próximos meses, principalmente en las actividades agrícolas y del sector comercial y servicios.

Negociación

El economista Mario Arana comentó que es probable que la crisis política provoque la huida de empresas de zona franca, y aboga por una negociación política para recuperar la confianza en la economía y la de los inversionistas extranjeros.

“Hay que atraer flujos de inversión extranjera directa, también que regresen los depósito al sistema financiero que se han reducido y han afectado el crédito, necesitamos que haya consumo, que la gente recupere su empleo, necesitamos una reactivación económica”, agregó.

“El sector comercio es el que más ha sufrido, le siguen turismo, sector textil, construcción; el país necesita soluciones prontas a esta crisis que ya lleva

Actividad contraída

De acuerdo con el BCN, en mayo la actividad pecuaria disminuyó 23.9% (-9.3% en el acumulado enero-mayo), debido a la menor matanza en las actividades vacuna, avícola y porcina; y disminución en las exportaciones de ganado en pie, principalmente.

La actividad de construcción registró una disminución de 14.5% (-10.1% en el acumulado enero-mayo). Entre los materiales de construcción que mostraron disminución se encuentran: acero, concreto premezclado, cemento, piedra cantera, madera, asfalto, bloques y adoquines, entre otros.

La institución precisó que la actividad de comercio registró una disminución de 10.3% (0.3% en el acumulado enero-mayo), con disminuciones conjuntas en el comercio al por mayor y minorista.

“Los servicios de hoteles y restaurantes disminuyeron 35.9% (-3.7% en el acumulado enero-mayo). En el comportamiento de esta actividad incidió la menor afluencia de visitantes del exterior”, indica el Banco Central en su informe de la actividad económica publicado este martes.

La actividad financiera disminuyó 1.1% (4.4% en el acumulado enero-mayo), debido a bajas de los depósitos, con aumento en las entregas netas de créditos.

“El crédito se destinó principalmente al sector comercial. En los depósitos la disminución se observó, principalmente, en la modalidad de moneda extranjera”, informó el BCN.

La baja calificación

Cuando la crisis llegó a dos meses, tres calificadoras internacionales de riesgos revisaron a la baja la calificación de Nicaragua.

Moody’s Investors Service cambió la perspectiva de calificación de Nicaragua de positiva a estable, mientras que Standar & Poor (S&P) revisó de estable a negativa la perspectiva económica del país. Fitch Ratings también rebajó de “B+” a “B”,  con panorama negativo, la calificación de incumplimiento de emisor en moneda extranjera a largo plazo de Nicaragua.

La fuerte contracción proyectada por Funides dejaría a Nicaragua en este año como el penúltimo país del continente americano en términos de crecimiento económico, superando únicamente a Venezuela que se estima tendrá una contracción de 15%.

La actividad financiera disminuyó 1.1% Archivo\END

En los últimos años, Nicaragua era la tercera economía con mayor crecimiento, solo detrás de República Dominicana y Panamá.

La situación del  sistema financiero

El presidente del BCN, Ovidio Reyes, señaló que el sistema financiero nacional mostró en mayo una desaceleración en los depósitos, como resultado de la menor actividad económica provocada por los disturbios.

Afirmó que el BCN, en coordinación con la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) y el Ministerio de Hacienda, han diseñado políticas para garantizar la estabilidad de los principales indicadores financieros.

“La Siboif emitió una normativa para la restructuración de créditos de personas afectadas, el BCN ha efectuado operaciones crediticias con la banca a través de reportos monetarios,  asimismo subastas de reportos. Cabe destacar, que el BCN mantiene abierta la ventanilla de liquidez para todos los bancos y adicionalmente una línea de asistencia financiera para aquellos que eventualmente se hallen limitados de acceder al instrumento de reportos”, explicó.

El funcionario agregó que la liquidez agregada en el sistema financiero alcanza el 36%, “garantizándose la liquidez que los agentes económicos requieren para operar”.

“En la actualidad tenemos reservas de 2,568 millones de dólares, es decir, hemos puesto a disposición de nuestras reservas hasta la fecha, comparado con diciembre del año anterior, 189 millones de dólares, pero en la mesa de cambio nosotros hemos logrado inyectar 291 millones de dólares, eso es lo que hemos vendido desde el Banco Central”, aseguró.

Reyes también dijo que durante las últimas semanas se ha desacelerado la reducción de los depósitos, que fue alta al inicio de la crisis, pero ahora se ha estabilizado.