•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Economistas independientes afirman que Nicaragua no tendrá un crecimiento económico positivo en 2018, contrario a lo que afirmó el pasado martes el Banco Central de Nicaragua (BCN).

El presidente del BCN, Ovidio Reyes, estimó que el producto interno bruto (PIB) del país crecerá 1%, tomando en cuenta las afectaciones del conflicto sociopolítico que vive Nicaragua.

El economista independiente Luis Murillo señaló que uno de los principales factores que hay que tener en cuenta es que “la economía ha perdido confianza”.

“Yo sigo sosteniendo que de seguir así (en medio de un conflicto sociopolítico), en el país vamos a tener más bien una tasa de decrecimiento (en la economía) de entre 1.5% y 1.8%”, sostuvo Murillo.

De acuerdo con Murillo, el consumo ha caído en el país porque los niveles salariales y de ingresos de las personas han salido muy afectados por la crisis.

El Gobierno estimaba, antes de la crisis, que el PIB iba a crecer 4.9%.

Reyes, admitió que los meses de mayo y junio serán negativos, en términos de crecimiento económico, por los disturbios, “pero ya julio nosotros esperaríamos una recuperación”.

Dijo que en julio esperan la reactivación de varios sectores económicos, entre ellos el pecuario y el agrícola.

Pérdida en el poder de compra

Sin embargo, Murillo insistió en que la población ha perdido el poder de compra, porque “hay más de 47,000 personas que han dejado de cotizar al INSS, es decir que han perdido su trabajo”. 

“Yo, en lo particular, creo que la economía va a tener un desempeño negativo”, sostuvo Murillo.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) proyectó a finales de junio que si se encuentra una solución a la crisis sociopolítica en este mes, la economía solo decrecerá en 0.03%, pero si el conflicto continúa el resto del año, debido a la falta de voluntad política, decrecerá en 5.6%.

Empleos

Pese a que el Banco Central de Nicaragua estima que, como consecuencias de la crisis, se perderán 82,000 empleos en el país, el economista Murillo dijo que si las empresas de zona franca se marchan del país se perderán más de 150,000 plazas laborales.

Los especialistas del Funides sostienen en su estudio que entre el 18 de abril y la segunda semana de junio se perdieron 215,000 empleos, por las afectaciones en varios sectores, como el turismo, comercio, construcción, entre otros.

Ley de lavado de activos atenta contra el crecimiento

El economista independiente Murillo dijo que otro elemento que le pondrá presión a las estimaciones de crecimiento económico del Gobierno, “o a ese escenario positivo que dio a conocer Ovidio (Reyes, presidente del BCN)”, es la Ley Contra Lavado de Activos y Financiamiento al Terrorismo.

“En ese sentido, cualquier inversionista que venga al país tendrá un nivel de desconfianza de poner su plata, porque temerá que en el momento en que no esté de acuerdo con el Gobierno vayan a catalogar su inversión como terrorismo o lavado de dinero. Entonces, yo difícilmente dudo que vaya a haber un repunte en la inversión extrajera directa”, expresó Luis Murillo.

El economista independiente aseveró que la situación económica no se compondrá de la noche a la mañana, porque los organismos internacionales están ejerciendo presión. 

Recordó que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos se pronunció sobre la ley, expresando que “el texto (de la misma) es muy vago y permite una amplia interpretación que podría provocar que se incluyera (en la definición de terrorista) a personas que simplemente están ejerciendo su derecho a la protesta”.

“Este país tiene una economía demasiada abierta y si no se vive de la cooperación o de los ingresos por remesas familiares, y teniendo a toda la comunidad internacional en contra, muy difícilmente vamos a levantar cabeza”, explicó el economista.