•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Empresarios de Guatemala y Panamá reprobaron la represión ejecutada por fuerzas policiales y parapoliciales y pidieron la salida del poder del presidente Daniel Ortega

“Nicaragua no será un país viable para la paz y el desarrollo mientras el régimen actual siga en el poder”, afirmó en un comunicado el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), la principal e influyente gremial de empresarios en Guatemala.

El Cacif acusó al gobierno de Ortega de cometer “atropellos” contra “las familias nicaragüenses” y llamó a la Presidencia guatemalteca a retirar al embajador en Nicaragua, Jaime Regalado, como una medida de presión para demandar el cese de la violencia.

El gobierno nicaragüense rechaza los señalamientos de la oposición y de la comunidad internacional. Archivo\END

Los empresarios de Guatemala pidieron a sus pares latinoamericanos exigir a sus respectivos gobiernos la salida de sus diplomáticos en Nicaragua, y “emitir un posicionamiento contundente ante esta lamentable situación”. 

“Estamos enviando sendas misivas a gremios hermanos en América Latina a efecto de pedirles que requieran a sus respectivos gobiernos emitir un posicionamiento contundente ante esta lamentable situación”, explicó.

Los empresarios también hacen un llamado al Parlamento Centroamericano (Parlacen), a la OEA, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) se pronuncien con “los términos más enérgicos y evalúen la constitución de una comisión a Nicaragua para garantizar la paz y el respeto de las garantías de los ciudadanos”. 

“Exhortamos a los nicaragüenses en el sector privado que atiendan el llamado de su ciudadanía y utilizando todas las previsiones constitucionales, exijan que se respeten los derechos fundamentales, y que exijan la renuncia o se sancione y procese a quienes no lo cumplan”, señalan. 

Según el Cacif, “es indispensable que Nicaragua pueda iniciar cuando antes un proceso ordenado y legítimo de transición política. Nicaragua no será un país viable para la paz y el desarrollo, mientras el régimen actual siga en el poder”, advierte. 

La Cámara de Industria de Guatemala expresó el pasado miércoles su rechazo por la violencia ejercida por el gobierno nicaragüense en contra de la población y exhortó al Congreso guatemalteco a condenarlo. 

El ente que agrupa al sector empresarial organizado dijo en un comunicado que “rechaza y condena cualquier acto de violencia que atente contra la integridad de las personas” y condenó “las acciones realizadas por el gobierno nicaragüense durante estos últimos tres meses”. 

Por su parte, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) censuró este jueves la represión del Gobierno de Nicaragua contra la movilización “civilizada, democrática y participativa de la sociedad nicaragüense” en busca de elecciones anticipadas, y pidió el cese del “derramamiento criminal de sangre”. 

Más de 350 personas han muerto en Nicaragua, la mayoría jóvenes, en el marco de la crisis social que estalló el pasado 18 de abril, de las que los manifestantes, organismos locales de derechos humanos y entes internacionales, incluida la ONU, responsabilizan a la represión de las fuerzas de seguridad y grupos armados a afines al gobierno de Daniel Ortega.

El gobierno nicaragüense rechaza los señalamientos de la oposición y de la comunidad internacional . Archivo\END

La CCIAP, que aglutina a más de 1,600 empresas de 15 sectores económicos de Panamá, dijo este jueves en una declaración pública que “es un hecho comprobado que esta represión sangrienta es ejecutada por fuerzas del orden regular y grupos parapoliciales con una violencia indiscriminada que cobra víctimas fatales, principalmente, entre ciudadanos jóvenes”. 

De igual modo, indicó, “se violentan recintos religiosos y académicos para proceder a detener a quienes ejercen el derecho legítimo a la protesta, y se procede con exceso descomunal y desproporcionado de fuerza para desarticular manifestaciones en contra del régimen” de Ortega. 

En ese contexto, la CCIAP destacó “la exigencia civilizada, democrática y participativa de la sociedad nicaragüense para que el actual gobierno convoque a elecciones anticipadas”, que “es impulsada de forma monolítica por las iglesias, los sectores que integran y representan la empresa privada, los estudiantes, los campesinos y comunidades indígenas, entre otros muchos más”. 

Los empresarios también hacen un llamado al Parlamento Centroamericano (Parlacen) Archivo\END

“Lo anterior lleva a nuestro gremio a demandar del gobierno del presidente Daniel Ortega el cese inmediato de las medidas con que hoy se reprime en Nicaragua el derecho disenso, y facilitar fórmulas que permitan a la nación recuperar la paz y la convivencia”, dijo la CCIAP. 

El gobierno nicaragüense rechaza los señalamientos de la oposición y de la comunidad internacional y asegura que “grupos terroristas”, en alusión a los manifestantes, intentaban un “golpe de Estado” que, dijo el miércoles la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, fue derrotado con la violenta toma un día antes de la ciudad de Masaya, bastión del estallido social contra Ortega.