•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El sector externo vinculado al comercio y la logística, así como la construcción y el turismo, están frenando el crecimiento de Panamá y generando expectativas poco optimistas para los primeros nueve meses de este año, de acuerdo con un análisis difundido hoy por un gremio empresarial local.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), que agrupa a más de 1.600 empresas, indicó este viernes que su Centro de Estudios Económicos calcula que el producto interno bruto (PIB) del país "está reflejando un (ritmo de) crecimiento a la baja" y que cerrará este 2018 con una expansión de entre 4,2 a 4,5 por ciento".

Para el 2019 las proyecciones del Centro de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CEECAM) ubican en alrededor del 5 por ciento la expansión del PIB, más o menos igual que en el 2017, cuando creció un 5,4 por ciento de acuerdo a cifras oficiales.

Lea además: Varela suspende polémica alza de tarifa eléctrica y pide apoyo al Parlamento

El Centro de Estudios Económicos de la Cámara había pronosticado en abril pasado que la economía panameña crecería este año un 5,4 por ciento, "por debajo del nivel óptimo de 6,5 por ciento", y que el desempleo llegaría al 6,3 por ciento.

Juan Carlos Varela, presidente de Panamá

"El problema básico de la economía panameña es que una parte está vinculada al comercio internacional como el Canal de Panamá, la Zona Libre de Colón, los puertos, el turismo, que el año pasado crecieron un 10 por ciento y, no obstante, este año está creciendo al 5 por ciento", indicó este viernes el estudio de la Cámara.

A eso se suma que el sector de la construcción, uno de los motores de la economía local, "mantiene un decrecimiento como consecuencia de la huelga en abril que impactó de manera relevante a otras actividades económicas del país".

Le puede interesar: Defensa pide correcciones a la acusación contra Martinelli por pinchazos

La huelga de la construcción impulsada por los sindicatos por reivindicaciones salariales se prolongó un mes y costó entre 100 y 300 millones de dólares a la economía, de acuerdo con cálculos privados y públicos.

Cientos de educadores y obreros de la construcción marcharon hacia la Asamblea Nacional de Panamá para expresar su rechazo a un alza de la tarifa eléctrica, el lunes 16 de julio de 2018, en la ciudad de Panamá (Panamá).

Fue un duro golpe para un sector que en el 2016 representó el 14,9 por ciento del PIB pero que lleva varios años en declive: su actividad en el sector privado cayó un 48 por ciento en el primer trimestre de este año, en relación con el mismo lapso de 2017.

La Cámara señaló este viernes además que el consumo del país está cayendo, entre otras razones, producto de la disminución del turismo.

También: Copa estrena vuelo Panamá-Barbados con miras a fortalecer Hub de las Américas

Añadió que del 100 por ciento de los consumidores panameños que está trabajando, el 41 por ciento no tiene un título de bachillerato y tradicionalmente llenan vacantes en el comercio, en el agro y en la construcción, sectores que en estos momentos no están contratando personal.

El paro de la educación pública en Panamá fue un éxito, esto como protesta contra un alza en la tarifa eléctrica cuya suspensión ya fue anunciada por el Gobierno la semana pasada.

En ese contexto, la Cámara dijo que los resultados preliminares de una encuesta aplicada a sus miembros arrojó que el 60,1 por ciento y el 53,4 por ciento de los empresarios cree que sus ventas e ingresos serán menores en el segundo y tercer trimestre de este año, respectivamente.

"No debemos pensar de manera negativa, Panamá tiene muchas oportunidades de inversión, puesto que algunas empresas están invirtiendo en el área de gas, y ese negocio genera múltiples actividades", señaló el director del Centro de Estudios Económicos de la Cámara, Manuel Ferreira.

Agregó que la minería, el Canal de Panamá, y obras como la ampliación del Aeropuerto de Tocumen, que sirve a la capital panameña, "están aportando al dinamismo de la economía" local, aunque sostuvo que se requieren "cambios y acciones para impulsar" el crecimiento.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, ha pedido más esfuerzos para atraer inversión privada extranjera y local, después de que el FMI anunció el pasado 1 de junio la reducción en un punto porcentual de la proyección del crecimiento del país para este 2018, inicialmente calculado en 5,6 por ciento.