•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La crisis sociopolítica de Nicaragua, que ha causado la muerte de más de 300 personas, está siendo repudiada por un sinnúmero de países.

Uno de los más recientes en pronunciarse fue Puerto Rico, que por medio de su representante en el senado, José Enrique Meléndez, pidió que se prohíba hacer negocios con personas relacionadas con el gobierno nicaragüense.

Meléndez solicitó ayer, martes, a sus compañeros del Senado, que durante la próxima sesión ordinaria, que comienza en agosto, incluyan a Nicaragua en la prohibición para hacer negocios con su país.

Según la agencia EFE, Meléndez recordó en un comunicado que el “Proyecto de la Cámara 1176” tiene como propósito prohibir a toda persona natural o jurídica, que tenga relaciones de negocio con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, tener relaciones contractuales o de negocios con el Gobierno de Puerto Rico.

Por la represión

“En vista del aumento en la represión y el uso desmedido de la fuerza contra el pueblo de Nicaragua, por parte del dictador Daniel Ortega, es necesario que tomemos medidas similares a las que aprobamos contra el dictador Nicolás Maduro.

De esa manera, el pueblo de Puerto Rico se solidariza con el dolor del pueblo de Nicaragua”, expresó ayer Meléndez, según citaron medios estadounidenses.