•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La crisis que afecta a Nicaragua desde el pasado 18 de abril y las soluciones a los problemas que está causando en el sector industrial centroamericano fueron los temas abordados en la reunión entre el Consejo Directivo de la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (Fecaica) y la ministra de Comercio Exterior de Costa Rica, Dyalá Jiménez Figueres, informó ayer la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), en una nota de prensa. 

“Los miembros del Consejo Directivo de la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (Fecaica) se reunieron hoy (lunes) con la ministra de Comercio Exterior de Costa Rica, Dyalá Jiménez Figueres, con el fin de analizar con profundidad los problemas actuales y futuros que afectan a la región, y considerar propuestas de solución con los industriales centroamericanos ante el impacto económico presente y futuro debido al conflicto en Nicaragua”, indica la nota de prensa.

El presidente de Fecaica y de la Cámara de Industrias de Costa Rica, Enrique Egloff, mencionó que los industriales de la región están muy preocupados. “No visualizamos una solución a los problemas políticos y económicos en Nicaragua. Es una situación que quita el sueño al sector productivo de toda la región”, explicó.

Hace algunos días, el Consejo Directivo de Fecaica realizó un llamado a las autoridades regionales de la Secretaría de Integración Centroamericana (SICA), la Secretaría de Integración Económica  (Sieca) y a los organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y a las demás federaciones de gremios de la región centroamericana, para que se manifiesten enérgicamente respecto de estos sucesos que están ocasionando pérdidas de vidas y ponen en riesgo el mercado regional centroamericano, la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos de todos sus habitantes. Esa misma solicitud fue extensiva a los gobernantes de los países centroamericanos, señala la nota de prensa.

Afecta a todos

Egloff explicó que la situación de Nicaragua afecta a toda la región. Como ejemplo mencionó que el comercio entre Costa Rica y Panamá con el norte de la región centroamericana ha registrado pérdidas. A criterio del representante costarricense, los efectos de la crisis repercutirían en la integración regional.

“La situación en Nicaragua es un problema de todos los centroamericanos, que ha incidido fuertemente en el comercio intrarregional. El comercio de Panamá y de Costa Rica ha tenido serias dificultades para llegar a los países del norte de Centroamérica, y viceversa, ocasionando fuertes pérdidas económicas y a la producción centroamericana. Esto también ha causado desabastecimiento de productos, especialmente alimenticios. Se está poniendo en riesgo la integración regional, ocasionando cuantiosas pérdidas a las pymes y a las grandes empresas que hacen negocios en este mercado”, destacó.