•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las reservas de petróleo de Estados Unidos subieron la semana pasada en 3,8 millones de barriles, hasta los 408,7 millones, informó hoy el Departamento de Energía.

La cifra sorprendió a los analistas del sector, que habían pronosticado una bajada de 3 millones de barriles.

En el nivel actual, las reservas de crudo se mantienen dentro del rango medio histórico para esta época del año, indicó el Gobierno.

Tras conocerse los datos, el precio del barril de petróleo (WTI) para entrega en septiembre bajó en 57 centavos, hasta los 68,19 dólares.

El precio del petróleo se mantiene en 67 dólares por barril en la bolsa de valores de Nueva York. Archivo/END

Las importaciones diarias de crudo alcanzaron la semana pasada un promedio de 7,4 millones de barriles, con un descenso de 21.000 barriles al día respecto a la semana precedente.

Por su parte, las reservas de gasolina para automoción bajaron en 2,5 millones de barriles, situándose en los 231 millones. Y las reservas de combustibles destilados, como el diésel y el gasóleo de calefacción, crecieron en 3 millones de barriles hasta los 124,2 millones.

Las refinerías operaron a un 96,1 % de su capacidad instalada, por encima del 93,8 % registrado en la semana anterior.

El total de existencias de crudo y productos refinados en EE.UU., incluida la Reserva Estratégica de 660 millones de barriles, se situó en 1.866.6 millones de barriles, por encima de los 1.865,8 millones de barriles de la semana anterior.

Estados Unidos busca retomar liderazgo

Este incremento en las reservas de petróleo en Estados Unidos ocurre en el momento en que el precio del petróleo de Texas (WTI) para entrega en septiembre abrió hoy con un descenso del 1,53 % (-1,05 dólares), cuando se cotizaba en 67,71 dólares el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

El 19 de enero de 2018, la  Agencia Internacional de la Energía (AIE), anunció que Estados Unidos batirá en 2018 su récord de producción de petróleo, que databa de 1970, y superará a Rusia como primer  productor mundial  y a Arabia Saudí como segundo.

En su informe mensual, este organismo estimó que Estados Unidos aumentará su producción en 1,35 millones de barriles diarios, lo que le permitirá superar los 10 millones de barriles y rivalizar con los dos gigantes que siguen limitando sus extracciones.