•  |
  •  |
  • EFE

El Banco de México (Banxico, central) mantuvo este jueves en 7,75% su tasa de referencia ante una apreciación del peso, una menor volatilidad y señales más alentadoras sobre el tratado norteamericano de libre comercio (TLCAN).

En junio pasado, Banxico elevó en 0,25 puntos porcentuales la tasa de interés luego de que el peso mexicano debilitó ante el dólar.

"Desde la última decisión de política monetaria, el peso mexicano presentó una apreciación y una disminución en su volatilidad. Este comportamiento reflejó, en parte, menor incertidumbre a partir de la elección, así como una mejoría en las perspectivas de la renegociación del TLCAN" con Estados Unidos y Canadá, señala el comunicado sobre la política monetaria.

México, la segunda economía de América Latina, negocia desde hace un año la modernización del TLCAN por exigencia del presidente estadounidense Donald Trum.

Tras una serie de altibajos, en los últimos días los negociadores de México y Estados Unidos, que realizan encuentros bilaterales, han manifestado su optimismo de que se alcance algún tipo de acuerdo antes de que concluya agosto.

Este jueves, una delegación mexicana, encabezada por el canciller Luis Videgaray y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, reanudó en Washington negociaciones bilaterales con Estados Unidos iniciadas la semana pasada.

Las elecciones generales del 1 de julio ganadas por el izquierdista Andrés Manuel López Obrador no generaron los episodios de volatilidad que se temían.

Sin embargo, el Banxico tomó nota de la ligera contracción de 0,1% del PIB mexicano en el segundo trimestre por lo que anticipa que el crecimiento de la economía para 2018 se ubique en la parte inferior del rango previsto, que es de entre 2% y 3%.

La contracción de 0,1% "refleja, en parte, la reversión del dinamismo que había mostrado la inversión en construcción y un debilitamiento de las exportaciones, si bien se considera que el consumo privado tuvo un comportamiento positivo", añade el informe.

En cuanto a la inflación, que alcanzó en diciembre pasado una tasa del 6,77%, la más alta desde mayo de 2001, el Banxico observa que en los primeros meses "mostró una disminución, en línea con la trayectoria prevista" pero en junio "se materializaron algunos de los riesgos al alza" derivados del aumento en los precios de los energéticos, aunque espera sea un efecto transitorio.

En ese contexto, modificó su expectativa de inflación para 2018 de 4,00% a 4.25% de junio a julio y para 2019 se mantiene en torno de 3.60%.