•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Suspender los contratos de publicidad, recorte de personal al 50%, cierre de sucursales y reducción de horario de atención son las consecuencias del impacto de la crisis sociopolítica en el sector de restaurantes del país.

A pesar que en abril, los propietarios optaron por mandar de vacaciones a sus trabajadores para evitar los despidos, eso fue inevitable apuntó el presidente de la Asociación de Restaurantes de Managua, René Hauser.

“En el caso de los restaurantes que están ubicados en locales alquilados, estos tuvieron que negociar con los propietarios, el canon de alquiler, algunos con mayor éxito que otros, ya que obtuvieron reducciones de alquiler entre un 20% y 50%. En lo que respecta a la publicidad, la mayoría canceló sus contratos y otros negociaron precios con las empresas de publicidad, así como con otros suplidores de servicios”, aseveró el representante gremial.

Hasta la fecha, la mayoría de los restaurantes están trabajando con horarios reducidos, principalmente en la zona donde se registraron mayores incidentes y el clima de inseguridad que existe en el país difícilmente hará que los clientes recobren la confianza en salir de noche a este tipo de establecimientos, detalló Hauser.

Poca afluencia

“Tenemos conocimiento que algunos restaurantes han ampliado sus horarios nuevamente hasta las 8:00 p.m. o 9:00 p.m. pero han expresado no tener resultados muy positivos, ya que continúa la poca afluencia de personas, principalmente de noche”, afirmó

En junio y julio las ventas en los restaurantes se redujeron en 60% y un 30% de  ellos han cerrado.

La mayoría de los restaurantes que funcionan en el país son sustentados por  turistas, pero con la drástica caída de la llegada  ha impactado negativamente al sector, que para este  año se proyectaba el crecimiento del 5.3% según las Proyecciones Macroeconómicas 2017-2018. 

Hauser admite que son pocos los restaurantes que tiene “un punto de equilibrio en los ingresos”, pues la mayoría registra pérdidas. ”Seguimos registrando el cierre de más restaurantes, lo que provocará todavía mayor desempleo y vemos con preocupación la pérdida de mano de obra calificada del sector, la que consideramos una vez normalizada la situación, será difícil de reponer”.}