•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El crecimiento de las exportaciones de textil y vestuario elaborados en zona franca registra desaceleración, según fuentes del sector hasta mayo alcanzaba el 8% de crecimiento y al cerrar junio marcan mejoras del 4.20% en valor y 1.45 % en volumen.

Las estadísticas de la oficina de textil y vestuario (Otexa, por sus siglas en inglés), detallan que Nicaragua envió a Estados Unidos  -principal comprador- 273.68 millones de metros equivalentes cuadrados entre el enero y junio de este año, superando a los 269.77 millones de metros equivalentes cuadrados exportados en mismo lapso de 2017.

Esos envíos representaron en ventas para Nicaragua en el primer semestre de este año 743.82 millones de dólares, frente a los 713.85 millones de dólares que alcanzaron en igual periodo del año pasado.

Dean García,  director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), indica que esa desaceleración que registraba el sector está relacionada a la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua, porque los niveles de producción en las empresas bajaron, los tiempos de traslados de la carga se atrasaron y muchas empresas no pudieron exportar.

El sector de zonas francas emplea a más de 100 mil personas en Nicaragua. Archivo/END

“Se tuvo que cambiar de ruta, a veces los camiones salían por potreros y eso que  tratamos de planificar la producción y exportación en  los días que por lo menos pudiera haber movilización. Por eso es que ve ese 4% de crecimiento”, dice García.

Además advirtió que si no se busca una salida pronta a la crisis sociopolítica del país, los niveles de crecimiento seguirán desacelerando, pues existe mucha incertidumbre entre los inversionistas.

“El sector sigue apostando a que se retome el diálogo y si el diálogo se  retoma y las soluciones son prontas y positivas es posible que se puedan retomar nuevamente los crecimientos positivos. Pero, si no lo que van hacer los inversionistas es reducir las operaciones hasta que se dé una claridad en la situación”, expresó García.

Esta crisis ha dejado unos 70 millones de pérdidas para las zonas francas, pues los costos de operaciones han incrementado. García apuntó que hasta la fecha no hay despidos masivos, tampoco cierre de empresas.