•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La crisis sociopolítica que vive Nicaragua se ha convertido también en una crisis económica, y mucha gente se va a ver obligada a emprender, afirmó Sara Lila Cordero, fundadora y directora de la Fábrica Coworking.

“Es decir, la gente va a emprender por necesidad. Tal vez desde antes (del conflicto) tenía la idea de un negocio, pero estaba muy cómoda trabajando para otra empresa, pero ahora en el desempleo es muy probable que esa persona tenga que emprender esa idea que tenía guardadita”, refirió la emprendedora.

Sara Lila Cordero presentó a El Nuevo Diario el programa “Emprendiendo 360º”, cuyo objetivo es la selección de al menos 20 ideas de negocios, para llevarlas a la realidad.

Ese programa financiado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y la Unión Europea, a través de una iniciativa llamada Dinámica, es ejecutado por centros que promueven los emprendimientos. En este caso, la Fábrica Coworking.

Según Cordero, tendrá capacitadores y mentores en diferentes temáticas, a lo que se debe que en su nombre se aluda a los 360 grados.

Entre los capacitadores estarán Elaine Miranda, quien “estará abordando toda la parte financiera de un proyecto, desde cómo definir la inversión inicial, hasta cómo manejar la contabilidad de una forma muy básica para empezar”, contó la directora de la Fábrica Coworking.

“El tema del liderazgo también es muy importante y lo va a estar viendo José Bolaños: Cómo ser los líderes del siglo XXI, (ser) líderes que inspiren, ser mentores, en lugar de los jefes tradicionales”, dijo.

Cordero explicó que en Nicaragua es la primera vez que se realiza un programa como Emprendiendo 360º, pero que en el mundo son muy comunes para la promoción de emprendimientos.

“Lo que estos programas buscan es dinamizar la economía y el sistema emprendedor, así como promover la innovación y la colaboración dentro del mundo de los negocios”, señaló la promotora de emprendimientos.

Rueda de negocios 

Cordero dijo que al final del programa se llevará a cabo una rueda de negocios, con potenciales inversionistas para desarrollar esas ideas.

Explicó que eso se debe a que “no solo se trata de ayudarlos (a los emprendedores) de forma individual, sino que también de manera grupal, de modo que al final algunos se terminan aliando y terminan haciendo negocios juntos”.

Uno de los propósitos es encontrar inversionistas “ángeles”, tanto de Nicaragua, como de otros países.

Los inversionistas “ángeles” aportan capital en empresas en etapa de formación o consolidación, y si se da el caso, brindan su experiencia en los negocios para apoyar a quienes están liderando los proyectos que están financiando.

“A mí me encantaría invitar a más nicaragüenses a invertir en capital de riesgo. Se llama capital de riesgo, porque se trata de empresas nuevas, que aún no han generado utilidades, pero con mucho potencial. La idea es esa, que haya gente más dispuesta a invertir en capital de riesgo”, expuso Cordero.

El programa tiene su propio sitio web (https://www.emprendiendo360.com), donde los interesados podrán informarse e inscribir su idea de proyecto.

Asimismo, mañana, jueves, la Fabrica Coworking realizará una actividad en la que los seis instructores del programa harán un resumen, en sesenta minutos, del contenido de las capacitaciones. Es una actividad abierta al público, en las oficinas de la Fabrica Coworking, a las 9:00 de la mañana.

Hacerlo bien desde un principio

La emprendedora, Cordero, insistió en que a la crisis sociopolítica del país se ha sumado una crisis económica, en la que miles de nicaragüenses se han quedado en el desempleo.

“La gente necesita buscar soluciones y una de las soluciones más importantes  yo creo que son estas: la colaboración, la asesoría, y por eso no tiene ningún costo (este programa), porque sabemos que hay una crisis y no hay capacidad para pagar ahorita”, aseveró.

“Estamos claros que hay una crisis humanitaria, mucho más amplia y más grave, sin embargo, mi aporte y mi alcance está en la parte económica”, expresó.

En ese sentido, Cordero indicó lo importante es que esas ideas de negocio se hagan bien desde un principio, “que aterricen bien la idea y lo hagan con la asesoría adecuada, e incluso, si necesita inversión, ayudarle a conseguir esa inversión”, puntualizó.