•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras las calificadoras de riesgos internacionales bajan de categoría a Nicaragua, el Gobierno crea un instrumento para elevar los fondos de respaldo al sistema financiero nacional, que será discutido hoy en el Poder Legislativo.

El expresidente del Banco Central de Nicaragua, Mario Arana, dijo que “la pregunta que todo mundo se hace, es quién va a comprar esos bonos, porque no necesariamente hay credibilidad ahorita, que sería necesaria, vital, importante para este tipo de operaciones”.

Además, se tendría que dejar claro si “habrá una tasa extraordinaria, muy atractiva como para que alguien decida asumir riesgos”, destacó.

La Iniciativa de Ley de Creación de Bonos de Estabilidad Financiera y del Comité de Estabilidad Financiera, enviada por el presidente Daniel Ortega a la Asamblea Nacional con “carácter de urgencia”, señala que el principal motivo es “servir de respaldo a la línea de asistencia financiera otorgada por el BCN (Banco Central de Nicaragua), a favor de las instituciones financieras supervisada por la Siboif (Superintendencia de Banco y Otras Instituciones Financieras), así como la cobertura de los depositantes (el Fondo de Garantías de Depósitos, Fogade)”.

La diputada Azucena Castillo, miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, dijo que ese mecanismo en el mercado bursátil “no es mala idea”, pero las condiciones en que está el país no son las óptimas para que tenga éxito.

“La justificación, es respaldar la situación del sistema financiero de aquí, en caso de que haya un problema; respaldar a los cuentahabientes y respaldar a los bancos, para que siempre haya liquidez. Eso está bien, pero si eso no funciona, ¿qué pasará?, ¿cómo se va a respaldar el sistema financiero”, cuestionó Castillo.

Los “Bonos de Estabilidad Financiera” serán otorgados por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), siempre y cuando sean solicitados por la comisión que regirá ese instrumento macroeconómico.

La comisión de bonos estará formada por los presidentes del BCN y Fogade, y en el caso de la Siboif, será el superintendente.

La transparencia

Los organismos internacionales también han hecho proyecciones económicas bajas para Nicaragua, las cuales son tomadas en cuenta por los inversionistas antes de establecerse en un país.

“Los compradores de bonos toman en cuenta eso, cualquier inversionista va a poder verlo. Yo también quiero llamar la atención al Gobierno sobre quiénes van ser los compradores de esos bonos”, expresó Castillo.

Se preguntó si los compradores de esos bonos (empresas o personas naturales) van a ser sometidos a la Ley contra el Lavado de Activos, que recién aprobó la Asamblea Nacional, como los clientes de la banca.

“Le digo a la banca aquí te traigo US$50,000 y automáticamente me revisan de dónde los cogí, cómo los hacés. Se tienen que ver muchas cosas para la transparencia y credibilidad”, comentó Castillo.

Los montos en las emisiones de letras y de bonos serán determinados por la comisión, en los momentos en que sean necesarias esas transacciones, indica la propuesta de ley.

Las tasas de interés y los plazos serán determinadas por el MHCP y podrán asignarse por mecanismos de colocación directa o por medio de subastas.

Mario Arana manifestó que cualquier persona que tenga la capacidad económica puede transar en esos bonos, pero Nicaragua es un país “altamente especulativo, no estás seguro que te van a pagar”, y eso crea una desventaja.

Azucena Castillo insistió en que ese tipo de instrumentos funcionan cuando el país tiene perspectivas de crecimiento y estabilidad económica, política y social.

“Ojala que las circunstancias del país cambien para que eso pueda funcionar porque, por muy arriesgado que sea el inversionista, a mayor riesgo tienen mayor interés; tendría que ser gente muy ambiciosa que quiera venir en las circunstancias actuales del país”, agregó Castillo.

Para la emisión de esos bonos se tendrá que establecer a qué se va a destinar ese dinero, “si lo van a destinar al déficit presupuestario que es lo que ahorita más urge, está en más mil millones de dólares”, indicó Castillo. “Si se busca plata para cubrir ese faltante del presupuesto (…). Tienen que prestar la plata y lo están haciendo por una emisión de bonos”, explicó.