•   Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Venezuela adoptará una nueva política para fijar los precios de la gasolina -la más barata del mundo-, que enfocará los subsidios en los poseedores de un carnet denunciado por la oposición como mecanismo de control social.

El presidente Nicolás Maduro dijo el lunes que el subsidio del combustible beneficiará solo a quienes tengan el “carnet de la patria”, tarjeta electrónica establecida como requisito para acceder a planes sociales, lo que la oposición tilda de “chantaje”.

Los interesados deben censar sus vehículos hasta el próximo viernes.

“Aquella persona que no atienda el llamado al censo (...) tendrá que pagar el precio del combustible al precio internacional”, advirtió.

Con un dólar cambiado en el mercado negro se pueden comprar unos cinco millones de litros de nafta, pero solo 1.5 litros de Coca Cola.

El gobernante socialista insinuó que los aumentos serían graduales a lo largo de dos años.

Tarifas

Maduro no precisó cuáles serán las nuevas tarifas ni cuándo entrarían en vigencia.

Los precios de la gasolina regular en otros países de América Latina oscilan entre US$1.84  (Uruguay) y US$0.85 por litro (Panamá), inalcanzables para la mayoría de los venezolanos.

El ingreso básico mensual equivale a solo un dólar, frente a US$470  en Uruguay.

Tampoco es claro cómo se hará efectivo el subsidio a los tenedores del carné. En la frontera con Colombia, por ejemplo, ya se vende el combustible con un chip instalado a los autos para evitar el contrabando, pero la medida ha fracasado.

La oposición denuncia esta dualidad como “discriminatoria”.

Otro punto clave por resolver son los sistemas de cobro, pues las gasolineras funcionan solo con efectivo, severamente escaso.

El analista Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, no cree que el objetivo del Gobierno sea aumentar su control mediante el "carnet de la patria", sino los ingresos.

“La mayoría de los venezolanos pagará su gasolina a precio internacional. Sea lo que sea que eso signifique”, sostiene.

Según el Gobierno, el carnet beneficia a 16 millones de personas, de una población de 30 millones. El parque automotor es de 4.5 millones de unidades.

La producción petrolera, fuente de 96% de los ingresos de Venezuela, se ha derrumbado de 3.2 a 1.46 millones de barriles diarios entre 2008 y 2018, según la OPEP.

Además, el país debe pagar unos US$18,000 millones de deuda en 2019, según la firma Ecoanalítica, con reservas de apenas 8,400 millones y sanciones de Estados Unidos que impiden nuevos financiamientos.

Según el especialista petrolero Luis Oliveros, el subsidio a la gasolina ha costado unos US$10,000 millones anuales desde 2012.

Ello alimenta un enorme déficit fiscal (18% del PIB), cubierto con la emisión de dinero, lo que ha llevado a que el FMI proyecte una inflación de 1,000,000% para 2018.

En un país dependiente de las importaciones y con un aparato productivo al 30% de su capacidad, la falta de liquidez se traduce en escasez de todo tipo de bienes.