•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Ley de Creación de Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera y del Comité de Estabilidad Financiera, aprobada este miércoles por la Asamblea Nacional, tiene el objetivo de respaldar los depósitos del público en el Sistema Financiero Nacional, en una eventual emergencia, explicaron legisladores.

El diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez dijo que la “ley lo que hace es crear el instrumento, no crea compradores, no establece ni siquiera el monto de los intereses para la colocación de estos bonos; esto se verá en su momento, ante una eventualidad y en cómo estén las condiciones del mercado”.

La creación de estos bonos busca “darle mayor liquidez a la banca para poder trasladar recursos del público, vía crédito, a las actividades productivas del país”, afirmó Gutiérrez, presidente de la Comisión de Producción Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional.

“Estos bonos no están pensados y no se permite por ley, para financiar el gasto público”, aseguró.

La ley fue aprobada con 74 votos a favor, 13 en contra y una abstención.

Azucena Castillo, diputada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) que votó en contra de la ley, dijo que esta se “aprobó a la ligera” y planteó una interrogante: “¿Qué tipo de mensaje se está enviando al aprobar esta ley en un momento en que el país tiene un problema social y político y no financiero?”.

“Si los intereses son atractivos, siempre sobra gente que tiene mucha ambición y recursos y no teme al riesgo de comprar”, comentó Castillo.

Economista Mario Arana.

“La enfermedad actual del país no es financiera, no es económica, lo que ocurre en la economía son los efectos de una causa que es la que hay que atacar de fondo, la crisis social y política. Ellos (el Gobierno) ven que tiene un problema, no estamos en una situación normal y se pudiera llegar a afectar el ejercicio financiero”, declaró la diputada liberal.

Cambio de nombre

Wálmaro Gutiérrez presentó cinco mociones de cambios, para cinco artículos de los siete que tiene la ley, que fueron aprobadas. Se cambió el nombre de la ley, que originalmente se llamaba Ley de Creación de los Bonos de Estabilidad Financiera y del Comité de Estabilidad Financiera. Quedó como Ley de Creación de Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera y del Comité de Estabilidad Financiera.

Además, originalmente el Comité de Estabilidad Financiera (CEF) estaba integrado solo por tres instituciones (el Banco Central, la Superintendencia de Bancos y el Fondo de Garantías y Depósitos), pero fueron agregados el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y la Comisión Nacional de Microfinanzas.

También hubo cambios de forma, en la redacción de los artículos, y al CEF le quitaron la facultad de solicitar la emisión de los bonos, como se había propuesto en la iniciativa de ley original.

“Inestabilidad potencial”

Para el economista y expresidente del Banco Central, Mario Arana, los legisladores hicieron bien en cambiarle el nombre a la ley, porque al llamarse “bonos de estabilidad financiera”, como se establecía en la iniciativa inicial, se daba “una connotación preocupante” de que hay una inestabilidad financiera en el país.

Arana dijo que los bonos son como un “superblindaje”, por si algún banco tiene una potencial presión de quiebra o porque tiene una corrida de depósitos y necesita liquidez.

“Esas son las dos probables razones fundamentales por las que se quiere tener esos bonos, para que las puedan utilizar como respaldo en cualquier asistencia que tenga que darse a los bancos”, explicó.

“Quisiera pensar que en todas esas cosas (la Ley de Creación de Bonos para el Fortalecimiento de la Solidez Financiera y las reformas presupuestarias) hay toda una intención constructiva” de parte del Gobierno, comentó el economista.

Añadió que sí le preocupa que el Ejecutivo siga desviando el tema de fondo que es la crisis sociopolítica de Nicaragua, y se siga insistiendo en que “había un plan golpista, que le ha hecho daño a la economía”.

El economista Mario Arana opina que la ley tiene como mensaje que hay un potencial de inestabilidad financiera, debido a que el Gobierno no está buscando cómo resolver el fondo de la crisis sociopolítica. Archivo\END

Arana considera que esa ley es una medida paliativa, creada por las circunstancias sociopolíticas, y afirmó que el sistema financiero nacional está solvente y con liquidez.

“El Gobierno está diciendo a los bancos, ‘bueno, vamos a estar tomando estas medidas’, que alguien les llamó ‘superblindaje’; y, yo, creo que está bien. Es un blindaje adicional por si se necesita, porque la verdad, hay liquidez en el sistema financiero y los bancos están solventes; pero veo que están tratando de anticiparse a una acción que podría darse, para manejarla de la forma más ordenada que se pueda. A la vez, están diciendo ‘aquí vemos el potencial de que ocurra una inestabilidad’”,  opinó Arana.

Más explicaciones

Wálmaro Gutiérrez dijo que la nueva ley “no viene a modificar en ninguno de sus términos a la Ley 551 del Sistema de Garantías de Depósitos, donde se deja claramente establecido que la cobertura del depósito del público y la forma en que se le reintegra a un depositante su dinero, es en efectivo, con un monto máximo de US$10,000”.

“Se ha aprobado (esta nueva ley), pero esto no implica que hoy en la tarde o mañana por la mañana vamos a salir corriendo a emitir bonos de estabilidad financiera, porque hasta hoy hemos venido observando un patrón floreciente y estable del sistema financiero nacional”, declaró el diputado sandinista.