•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, entregará este próximo martes a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) un proyecto de reforma de varias leyes para establecer el nuevo sistema tributario y fiscal del país con el que se aumentarán algunos impuestos.

“El martes el vicepresidente de Economía, Tareck El Aissami, va a participar en sesión plenaria de la ANC para llevar este conjunto de leyes para su reforma y establecer el nuevo sistema tributario y fiscal”, dijo Maduro en cadena obligatoria de radio y televisión.

Asimismo, anunció otras medidas económicas que podrían provocar una devaluación del bolívar del 95.8%.

El país sudamericano está sumergido en una crisis económica que lo llevará este año a un decrecimiento de su producto interno bruto (PIB) de al menos un 18%, la que será su tercera caída de dos dígitos en tres años consecutivos, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI también estima que los venezolanos enfrentarán una hiperinflación anual de al menos un millón por ciento en este 2018.

“DISMINUIR EL DÉFICIT FISCAL”

Maduro señaló que la reforma tributaria persigue “el incremento de la recaudación para disminuir el déficit fiscal, y evitar el deterioro de la capacidad adquisitiva de los ingresos fiscales” y que la meta de su Gobierno es “déficit fiscal cero”.

“Sobre el Impuesto al Valor Agregado, vamos a proponer aumentar la alícuota en cuatro puntos porcentuales, al 16% de todos los bienes suntuarios, manteniendo las excepciones de bienes y servicios esenciales para el bienestar del pueblo (...) pero vamos a un cobro más específico, ampliado, de todos los bienes suntuarios”, dijo.

Agregó que también se establece en el Impuesto Sobre la Renta el pago de anticipos del 1% de las ventas diarias de los contribuyentes especiales, con excepción del sector financiero asegurador que será del 2%”. 

También cambiará el “impuesto a las grandes transacciones financieras” y anunció que se fijará un rango de entre 0 al 2% para el universo de contribuyentes especiales, exceptuando el sector industrial “necesario para dinamizar la actividad productiva nacional”.

Dijo que con este impuesto se cobrará de manera directa a 133,000 contribuyentes especiales “que son los 133,000 ricos de este país, multimillonarios de este país”. 

“Igualmente, el cambio del impuesto al fisco, cambia su periodicidad para hacer la recaudación más rápida en tiempo real y que ese dinero ofrezca inversión en vivienda, en salario, en salud (...) quiere decir que vamos también a cambiar la periodicidad de quincenal a semanal”, agregó.

Maduro comentó que su Gobierno irá “a una disciplina fiscal prusiana” para “eliminar definitivamente la emisión de dinero no orgánico”. 

Estas medidas se enmarcan en el programa de recuperación y expansión económica que impondrá el Ejecutivo desde el lunes y con el que espera salir de la profunda crisis económica. 

Devaluación 

Venezuela se encamina a una devaluación de 95.8% en su moneda nacional, el bolívar, de concretarse la unificación cambiaria anunciada por el jefe de Estado, Maduro, con la que el precio del dólar estadounidense subiría 24 veces su valor actual.

Maduro dijo el pasado viernes que la nueva denominación de la moneda nacional que entrará en vigencia este próximo lunes, el bolívar soberano, estará anclado al petro, como se llama la criptomoneda gubernamental, y esta a su vez tiene un valor “oscilante de 60 dólares o más”.

Pero además, el gobernante venezolano indicó que cada petro tendrá un valor de 3,600 bolívares soberanos o 360 millones actuales lo que arroja un cambio resultante de seis millones de bolívares por dólar. “Se establecerá un solo tipo de cambio fluctuante anclado al petro”, anunció Maduro.

Aunque se desconocen detalles sobre esta medida, que serán anunciados en los próximos días, diversos economistas han advertido que con ella el Ejecutivo devaluó en 95.8% la moneda nacional, pues un dólar pasará de costar 248,832 a seis millones de bolívares. 

Hasta ahora, el Banco Central (BCV) mantiene la tasa oficial de cambio Dicom en 248,832 bolívares por un dólar, pero se espera que el lunes se actualicen estos indicadores, según ha adelantado el Gobierno. 

Este salto en el precio del dólar representa un aumento de 2,311.27% y se enmarca en el plan de recuperación y expansión económica que impondrá el Ejecutivo desde el lunes para intentar salir de la crisis.

Sin embargo, detractores de la llamada revolución bolivariana auguran que tal como se ha planteado la unificación cambiaria disparará la inflación que, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, cerrará el año en un millón por ciento. 

Aumento de salario mínimo

Maduro anunció también que un aumento del salario mínimo de los trabajadores al elevarlo hasta un precio 35 veces superior al actual, lo que equivale a 723 o 45 dólares, según las tasas oficiales actuales de referencia en el país. 

Economistas y analistas venezolanos coincidieron en que el conjunto de medidas anunciadas por el presidente Maduro para hacer frente a la crisis económica no tienen coherencia debido a que, aseguran, van en “direcciones opuestas”.

Para el economista Henkel García, de la firma Econométrica, un aumento de salario como este en una economía como la venezolana, “que está deprimida, puede desincentivar más la actividad empresarial”. 

“Lo que se hizo fue subir el nivel de los salarios de una manera abrupta” y “uno entiende que en algún momento tiene que haber una inyección de masa monetaria” que “se tiene que adaptar al nivel de precios y de salarios” y esa es la “principal preocupación porque hoy por hoy las empresas no tienen suficiente dinero para cumplir con estos compromisos”, explicó.

En tanto, el analista y economista Luis Vicente León indicó que ve pocas probabilidades de éxitos pues, según dijo, algunas de esas medidas son “teóricamente positivas”, pero están acompañadas de otras que son “populistas” e “inconsistente” con los objetivos que se ha puesto el Gobierno. 

“Tienes un intento de control de déficit fiscal, un anuncio estrambótico de déficit cero”, dijo León en referencia a la promesa del presidente Maduro ayer, pero, indicó, no se puede “decir que vas a déficit cero e incrementar los sueldos y salarios en miles por cientos”. 

Además, recordó, el Gobierno asume durante 90 días el pago diferencial de las nóminas, algo que, señaló, “representa una barbaridad de demanda de dinero que impactaría sin duda la liquidez monetaria y el déficit fiscal”. 

“Eso es una medida absolutamente contradictoria, pero además de contradictoria estás colocando en riesgo todo el sector privado. Una medida de incremento que representa no solo en términos de costos directos sino en acumulación de prestaciones, una magnitud que simplemente pulveriza el patrimonio de la mayoría del sector privado venezolano”, apuntó. 

Asimismo, indicó que los subsidios anunciados ayer por el presidente, de 600 bolívares soberanos (241 o 15 dólares), es algo que también es contrario al “control fiscal”. Sin embargo, para León esto “es un pedazo del problema” porque a su juicio el “más importante” es que “no hay confianza en el gobierno venezolano”. 

Los analistas señalaron también que en este momento lo que más predomina entre los trabajadores, empresarios y comerciantes es confusión, incertidumbre y “miedo”, pues, señalaron, no “se sabe cómo serán implementadas estas medidas”. 

León insistió en que aunque no es optimista tampoco es alarmista y dijo que en el momento inmediato probablemente muchos negocios cierren sus puertas mientras ven cómo serán implementadas estas medidas.