•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La paralización de las operaciones de los negocios vinculados al turismo desde que inició la crisis sociopolítica ha implicado una reducción considerable de ingresos, incluso pérdidas. Al panorama financiero sombrío por el que atraviesan las empresas del sector se suman incrementos sustanciales en las facturas eléctricas, a pesar de no haber realizado operaciones. 

Una empresaria del gremio turístico en San Juan del Sur indicó que, a pesar de realizar un cierre temporal desde mayo, en su negocio por la falta de clientes, las facturas energéticas no bajan, lo que implica un obstáculo más para los negocios en su intento de recuperación. 

 ¿Qué provoca un aumento de la factura energética?

“Estamos queriendo levantarnos, pero esas facturas de energía están salvajes, sin estar haciendo uso de la energía no bajan. La mayoría tuvimos que hacer un cierre temporal porque ni siquiera teníamos para hacerle mantenimiento a los locales mucho menos para hacer esos pagos”, expresó. 

El Cobro por potencia en negocios turísticos ronda cerca de los 630 córdobas por kilowatt al mes.

En los últimos 10 meses (octubre 2017 - agosto 2018), los empresarios de San Juan del Sur han enfrentado dos fuertes golpes, la tormenta Nate en octubre, que causó daños severos en los negocios, y la crisis sociopolítica de Nicaragua que inició el 18 de abril y aún persisten sus efectos.  

La empresaria tuvo que recurrir a un arreglo de pago, pues la factura de julio fue de C$11,000 y la de agosto fue poco más de C$9,000.  

Los establecimientos comerciales suelen tener cargos por potencia que se detallan como demanda máxima, estos cargos son válidos también en algunos casos de establecimientos turísticos. El pliego tarifario de Nicaragua contiene unas tarifas especiales al turismo, tanto a la industria turística menor como a la mediana y mayor. 

Los hoteles con menos de 15 unidades habitacionales para alojamiento y servicios de alimentos y bebidas, entretenimiento y centros nocturnos, centros de convenciones, marinas turísticas con una carga contratada de 25 kilowatt (KW), cuentan con un apoyo al sector. Esta tarifa se denomina por T1-H, en este segmento los kilowatt hora tienen un costo de C$6.8098.

 Potencia

Dentro del apoyo a la industria turística menor, existe una segunda tarifa denominada T-1 A-H, esta es binomia ya que incluye el pago de energía y potencia. El precio por kWh en este grupo es de C$4.8033 y el cargo por potencia es de C$639.7740 kW en el mes. 

 Los establecimientos que cuentan con esta tarifa binomia tienen fijo este cargo todos los meses, siempre que enciendan equipos eléctricos dentro del local. Esta clase de tarifas binomias no es exclusiva en Nicaragua, existen en el resto de países, aclara la especialista en temas energéticos, Patricia Rodríguez. 

 Vuelven las alzas en el diesel y la gasolina

“En algunos tipos de tarifa se paga por consumo de energía y por demanda, es decir por encender los equipos. Eso le puede pasar a los hoteles que tengan cargos por demanda, puede ser que ellos un mes entero no estén trabajando, pero si encienden los equipos un día al mes le cobran los cargos por demanda que puede salir tan alta como cuando están operando los 30 días”, expone. 

El Cobro por potencia en negocios turísticos ronda cerca de los 630 córdobas por kilowatt al mes.

En las facturas de energía aparece el tipo de tarifa que se le aplica al consumidor y también el monto del cargo por demanda registrado en el mes. 

“Energía es igual a potencia por tiempo. La potencia se consume cuando uno enciende los equipos y esos permanecen encendidos en determinado tiempo. Puede ser que un mes no trabajaron, pero encendieron los equipos por algún momento que sea y eso ya lo registró el medidor”, explicó la especialista. 

“En el instante que lo encendió, el medidor ya lo registró, así sea un día. En el sector residencial no se cobra cargo por demanda”, agregó Rodríguez. 

 Siempre se demanda potencia, sin embargo, en el caso de las tarifas residenciales no  se aplica este cargo. Las tarifas binomias se relacionan a las actividades comerciales.

“Generalmente todas las tarifas asociadas a negocios tienen cargo por demanda y ahí tiene que tener especial cuidado ahora que no están operando normalmente. Por encender se cobra. Porque las plantas están generando y están listas para dar potencia. Usted encendió le cobran la potencia, usted usó  por una o dos horas y le cobran energía”, aseveró la especialista.

Consejos

 Pequeños hoteles y restaurantes deben fijarse inicialmente el tipo de tarifa que les aplican y determinar si existe en cargo por potencia. De ser así, Rodríguez indica que los propietarios tienen que programar el uso de los equipos eléctricos para evitar un cargo excesivo.

Ahora que algunos turistas empiezan a visitar estos establecimientos, los propietarios deben procurar un encendido de equipos escalonado, especialmente de los que demandan más potencia.

 Ausencia de turistas suspende Sunday Funday

“Si es inevitable (el uso de equipos), se debe procurar que sea un encendido escalonado de los equipos, que demandan mayor potencia. En un hotel son los aires acondicionados y  los equipos de refrigeración”, refiere Rodríguez. 

El Cobro por potencia en negocios turísticos ronda cerca de los 630 córdobas por kilowatt al mes.

 Por ejemplo, si los hoteles lavan u otra actividad que no necesite el huésped es recomendable que la hagan  a una hora distinta a cuando encendió el resto de equipos. O bien, si llegó el huésped y encendieron los aires, que no laven en ese momento en lavadoras.

“Eviten al máximo la simultaneidad en el encendido de equipos durante un período de 15 minutos, que es lo que registran los medidores. Cada 15 minutos los medidores guardan en memora la demanda máxima y en el mes eligen el momento  con la demanda máxima más alta”, indicó.