•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional desalojó este martes a unas 30 familias que se habían tomado ilegalmente un terreno ubicado entre los barrios Filemón Rivera y Milenia Hernández, en la zona de Campo Los Placeres, a orillas del río Estelí.

El área, de unas seis manzanas, pertenece a Orlando Valenzuela, pero es un área susceptible a inundaciones por estar próxima al río.

 Asesinato de Gahona sigue sin resolverse

En el sector de Villa Sandino, ubicado al noroeste de la ciudad, también fueron desalojadas otras 25 personas que se habían tomado más de dos manzanas de terrenos, propiedad de una lotificación adscrita a la Cooperativa de Viviendas Similares Conexos y Otros Servicios Familia Feliz (Coviscof).

Esos terrenos de Villa Sandino están destinados para calles, áreas verdes y parques, aseguró el presidente de la Coviscof, Alejandro Salgado, quien afirmó que las pérdidas ocasionadas por los invasores son cuantiosas.

69 manzanas afectadas

Habitantes de Los Placeres, quienes prefirieron el anonimato, señalaron que a una familia de las casas colindantes con las tierras invadidas, les llegó el recibo de servicio de agua potable por más de C$5,000 porque los tomatierras se pegaron ilegalmente a su tubería domiciliar.

Mario Herrera informó que unas 36 manzanas de terrenos que pertenecen a su familia fueron ocupadas ilegalmente, afectando galpones que eran destinados para el cultivo de tabaco.

 ​​Encapuchados secuestran a asesor de obispos

Álvaro Moncada, quien preside la Comisión de Seguridad en todo el municipio de Estelí, aseguró que son 69 manzanas de terrenos los afectados en ese municipio, entre áreas y públicas y privadas.

Según Alejandro Salgado, miembro de la Comisión de Seguridad de Estelí, hay doce propietarios, entre personas naturales y jurídicas, perjudicados con las invasiones de terrenos, con afectaciones directas que superan los US$20,000 por daños a cercos de alambres y portones, y excavaciones de zanjas, entre otros.

Estos daños se han producido en tres lotificaciones y dos urbanizadoras. Los invasores de tierras también afectaron la propiedad de Felipe Alaniz, en un área de 2.5 manzanas, en la comunidad La Thompson, una zona suburbana, ubicada a unos 4 kilómetros al norte de la ciudad.

En la propiedad de Alaniz fue destruido un portón de hierro, un cerco de piedra y pasto para el ganado, cuando se asentaron de forma ilegal unas 25 familias. Otros terrenos próximos al barrio Luz y Vida, que habían sido invadidos, ya fueron desalojados.