•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El valor de las propiedades inmuebles en Nicaragua, que en los últimos años había subido por el desarrollo en la infraestructura vial, comercial, industrial y habitacional, se ha reducido hasta en 30% en menos de 4 meses, afirman representantes de empresas de bienes y raíces.

Quienes compran “encuentran una ganga” y quienes venden pueden percibir pérdidas porque muchos dueños de terrenos están dispuestos a vender a un precio 30% menor del valor real de la propiedad, afirma la presidenta de la Cámara Nicaragüense de Bienes Raíces (Canibir), María del Rosario Siero de Téfel.

 Venta de vehículos cae

Algunos dueños de inmuebles “son personas sofocadas que prefieren vender y no estar amarradas, porque tienen otra nacionalidad, se quieren ir al extranjero, no quieren que nada los ate al país”, comentó Siero.

La crisis política hizo descender el valor de las propiedades y las rentas por alquiler de viviendas, y espacios para oficinas y negocios. Archivo/END

Albino González, gerente general de Capisa, una empresa de valuadores, indicó que es difícil estimar la pérdida de valor de las propiedades porque “existe demasiada oferta y poca demanda; nadie está comprando, no están financiando casas nuevas, por ende, al haber mucha oferta y poca demanda, los valores de mercado tienden a bajar”.

Señaló que ese comportamiento de depreciación en el valor de la tierra es generalizado en todos los departamentos del país, porque el inversionista no tiene la suficiente garantía de que su propiedad no será invadida, como ha ocurrido en los últimos meses en más de 8,000 manzanas de áreas agrícolas, según ha denunciado la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Previo a la crisis, las propiedades con más valor eran las de usos agrícolas, como las de Chinandega y León, y para fines turísticos en Granada y San Juan del Sur, sobre todo los que colindan con las costas del lago Cocibolca y el mar.

En la zona norte del país, en Estelí y Matagalpa habían adquirido mayor valor las propiedades de la zona urbana, por el desarrollo que se registraba; sin embargo, en todas esas zonas existen ahora invasiones de tomatierras.

Los riesgos

Agentes del mercado inmobiliario aseguran que la “plusvalía está estancada” por la paralización de proyectos de construcción que se venían ejecutando, principalmente para comercio y espacios de oficinas.

Asimismo, advierten que adquirir una propiedad que ha sido invadida es un “riesgo demasiado alto”, aunque los vendedores prometan documentos legales, de lo que no existe ninguna garantía.

 Desalojan a tomatierras en Estelí

También se han reducido los precios de la renta de locales comerciales en 20% y hasta 50%, porque el enfriamiento de las actividades económicas afecta a los arrendatarios.

La crisis política hizo descender el valor de las propiedades y las rentas por alquiler de viviendas, y espacios para oficinas y negocios. Archivo/END

“La gente ha tenido que rebajar o desocupar los negocios, porque en las noches los clientes no han estado saliendo, aparte de que algunos negocios se han contraído. Por eso no están invirtiendo, como hacían antes; eso ha obligado, en algunos casos, que quienes arriendan pidan alguna rebaja o desocupan”, dijo María del Rosario Siero.

“No hay financiamiento, también, por la misma crisis hay un poco de temor (de adquirir deudas) porque no se sabe si más adelante habrá recorte donde trabajan y no se quieren hacer de deudas a largo plazo”, opinó Siero.