•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque el Gobierno tiene altas expectativas en la producción y exportación de café oro para el ciclo 2018-2019, los productores del grano más bien podrían dejar perder la cosecha por la gran cantidad de problemas que se les han sumado, incluyendo la crisis sociopolítica del país y la caída del precio internacional del rojito.

Según el Plan de Producción, Consumo y Comercio Ciclo 2018-2019, presentado recientemente por el Gobierno, sin consenso con el sector privado, en este ciclo el área de café con cosecha ascenderá a 200,000 manzanas de tierras, es decir 20,000 manzanas más que en el ciclo anterior.

En esa área se espera la producción de tres millones de quintales del rojito, 6.2% más que en el ciclo 2017-2018.

Sin embargo, para Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), la caficultura nicaragüense está en crisis desde el ciclo pasado (2017-2018), la cual se ha agudizado más en los últimos meses, por la crisis sociopolítica del país, y la caída del precio hasta por debajo de los US$100 por quintal en los últimos días.

“El mayor problema que enfrentamos ahorita es el del financiamiento. Nos informaron (este martes) productores de los tres departamentos cafetaleros (Matagalpa, Jinotega y Nueva Segovia) que los que no lograron cancelar sus saldos en el ciclo pasado no han conseguido financiamiento este año; a los que lograron cancelar los saldos, con miles de sacrificios, se les aprobó una nueva autorización de crédito, pero luego se les cancelaron los desembolsos; y a otros se les disminuyó el monto desembolsado, en relación con lo que se les había aprobado”, contó la caficultora.

Carlos Bendaña, presidente de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN), dijo que la situación del sector cafetalero “es compleja”.

“En estos días el precio internacional del café anda en alrededor de US$100, cuando los costos de producción andan en alrededor de US$140. Hoy (martes) el precio fue de US$103, es decir, estamos perdiendo alrededor de US$37 por quintal. Teníamos muchos años de no tener esos precios”, aseveró Bendaña.

END

Sevilla afirmó que los productores tienen “una alta incertidumbre” de saber si van a poder recolectar la cosecha del ciclo 2018-2019, por falta de financiamiento.

“Ahora, con estos precios que hay ahorita en el café yo creo que es mejor dejar caer el café, que recogerlo. El panorama es sombrío, más ahorita que nos encontramos a las puertas del ciclo. Los productores nos decían hoy (martes): ‘No sabemos a ciencia cierta si vamos a poder recolectar el grano, porque no hay financiamiento’. Las labores culturales del café, si no tengo plata no las hago, pero ahí sigue el árbol plantado, pero no sé puede decir ‘voy a ir a recoger el café hasta que tenga dinero’. El café se madura y punto. Hay que ir a cortarlo”, explicó la presidenta de la ANCN.

Bendaña coincidió con Aura Lila Sevilla en que los productores de café están sin financiamiento: “Por la crisis que estamos viviendo, a los productores de café no se les está dando financiamiento, y a los que se les está dando financiamiento, se les está desembolsando gota a gota”, comentó.

De acuerdo con el también productor y exportador, Bendaña, la cosecha cafetalera 2017-2018 se redujo bastante, debido a la falta de mano de obra para el corte del grano.

Sevilla señaló que como sector los caficultores nunca han coincidido con las cifras y expectativas del Gobierno.

“Por ejemplo, ellos ahorita dicen que al 30 de julio llevábamos 2.7 millones de quintales de café exportados, pero para nadie es un secreto la gran cantidad de café que nos entra de Honduras. Nosotros sabemos lo que sacamos, cómo anduvo la cosecha anterior, y cuando nosotros íbamos --porque ahora no estamos participando-- a las reuniones del Sistema de Producción, Consumo y Comercio nos daban cifras que nosotros les contradecíamos, porque aquí nos reunimos con los productores y hacemos un monitoreo de la cosecha”, expresó Sevilla.

La representante del sector cafetalero de Nicaragua aseveró que la crisis sociopolítica les terminó de cerrar las puertas de los financiadores.

“Ellos pueden decir que vamos a producir tres millones de quintales, pero la verdad es que venimos arrastrando saldos insolutos, y ahora con esta crisis sociopolítica que tenemos ahorita, se agravó más el tema del financiamiento y nos terminó de cerrar las puertas con los financiadores”, dijo Sevilla.

Bendaña sostuvo que la cosecha de café nicaragüense nunca ha llegado a los tres millones de quintales y que habrá un bajón bastante fuerte en este ciclo. 

De acuerdo con los líderes del sector, el Gobierno los debería apoyar en esta crisis que enfrentan.

“Nosotros estamos calculando que podría ser de 1.8 a 2 millones de quintales, debido al bajón que ha habido, y a que muchos productores no están atendiendo sus fincas debidamente. No están abonando, no están fertilizando, y por ende el grano no se va a desarrollar o está propenso a sufrir por plagas”, afirmó el presidente de ACEN.

Bajarán rendimientos

Por otro lado, aunque los rendimientos del café habían subido un poco en los últimos años, la caficultora Sevilla dijo que éstos podrían volver a caer.

“Los rendimientos se han venido superando un poquito, pero porque ha habido algunas iniciativas de algunos productores que han hecho inversiones y mejorado su café. Eso ha incidido mucho en el rendimiento en sus fincas y en el rendimiento promedio del país. Pero no es algo generalizado. Nosotros creemos que sí anda por los 15 quintales por manzanas, pero cuando hay problemas el rendimiento baja por ley”, aseguró.

La presidenta de la ANCN consideró que los problemas que enfrentan actualmente los caficultores tendrán repercusiones en el rendimiento del presente ciclo productivo, como en el ciclo 2019-2020.

“Si se mantiene el entorno sociopolítico de hoy en día, es muy posible que el próximo año baje más. Si esto mejora un poco, y comenzamos a trabajar normalmente, pudiéramos dar un giro y paliar un poco el impacto que vamos a tener. Pero se necesitan medidas inmediatas”, instó Bendaña.

Sugieren utilizar fondos de conatradec

El café nicaragüense generó más de US$500 millones en el ciclo 2017-2018, según el plan gubernamental, convirtiéndose en uno de los principales productos de exportación del país.

De acuerdo con los líderes del sector, el Gobierno los debería apoyar en esta crisis que enfrentan.

Sevilla expresó que después de la roya, en 2012 y 2013, los caficultores apelaron por crear una política que ayudara a modernizar el sector cafetalero de Nicaragua.

En esa área se espera la producción de tres millones de quintales del rojito, 6.2% más que en el ciclo 2017-2018. Archivo\END

“Lo que tuvimos como premio fue la Ley 853 (Ley para la Transformación y Desarrollo de la Caficultura), hoy Ley 948 (reforma de la ley). Lo que pasó fue lo que nosotros preveíamos: un elefante blanco. Tenemos ahí un fondo de US$20 millones que no está siendo utilizado para nada después de cinco años. Ha habido poca voluntad política para modernizar a este sector en el país”, indicó la representante del sector cafetalero.

Pero Bendaña dijo que ese fondo debería servir ahorita para paliar la crisis en que se encuentra el sector cafetalero.

Inseguridad

Aura Lila Sevilla y Carlos Bendaña aseguraron que actualmente prevalece un ambiente de inseguridad en el campo, otro problema que está afectando a los productores del grano de oro.

Bendaña manifestó que ni los trabajadores ni los productores se atreven a visitar las fincas por temor a que les pase algo. 

Sevilla también aseveró que muchas personas han emigrado a otros países, por lo que además no hay seguridad de que puedan contar con cortadores para la cosecha cafetalera que arranca en los meses de octubre y noviembre.