•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los ingenios azucareros de Nicaragua estarían dispuestos a tomar la cuota de mercado que dejaría libre El Salvador en Taiwán, si el país centroamericano decide ponerle fin al tratado de libre comercio (TLC) que tiene con esa nación asiática.

“Nosotros podríamos asumir la parte que deje de exportar El Salvador. Nos gustaría poder cubrir toda esa cuota que quede vacía, porque ellos tienen una cuota importante de azúcar refinado y azúcar blanco que nosotros podríamos cubrir perfectamente. Si Taiwán lo considera conveniente, nosotros con todo gusto podemos hacernos cargos de esa parte proporcional”, afirmó Mario Amador, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA).

La ministra de economía de El Salvador, Luz Estrella Rodríguez, afirmó la semana pasada, en San Salvador, que de US$53 millones que generaron las exportaciones a Taiwán en 2017, US$40 millones pertenecen al azúcar salvadoreño exportado a ese país.

Rodríguez manifestó que solo el 6.8% de las exportaciones totales de su país son dirigidas a Taiwán. Admitió que es una cifra importante para El Salvador, pero aseveró que se cubrirá con un nuevo tratado que negociarán con China Continental. 

“Solo el 6.8% fue ocupado por los empresarios salvadoreños para ese destino, sin embargo, para nosotros ese 6.8% de productos arancelarios bajo preferencia es definitivamente importante y por eso lo hemos valorado y colocado entre los principales productos que vamos a negociar en un destino comercial alternativo, que lo estamos ubicando en este caso con la República Popular China”, dijo la titular de Economía de El Salvador.

Ese país rompió la semana pasada sus relaciones diplomáticas con Taiwán y se vinculó con China Continental. Según Rodríguez, una vez que renuncien al TLC con Taiwán tendrán seis meses para hacer la transición de un mercado a otro.

Capacidad azucarera nica 

Por su parte, Amador aseveró que la industria azucarera de Nicaragua tiene suficiente capacidad para producir y exportar esa cantidad de azúcar que contiene la cuota de El Salvador en el mercado de Taiwán. “Habrá que esperar a ver qué pasa, pero nosotros estamos dispuestos cubrirla (esa cuota)”, sostuvo Amador.

La funcionaria salvadoreña indicó que “es probable” que Nicaragua pueda aprovechar esa cuota de azúcar, pero señaló que aunque renuncie al tratado de libre comercio El Salvador podría seguir como proveedor de Taiwán.

En noviembre último, Taiwán y Nicaragua renegociaron su tratado de libre comercio, vigente desde el 2008, y decidieron aumentar la cuota del azúcar de 30,000 a 60,000 toneladas métricas.

De las 60,000 toneladas, 25,000 corresponden a azúcar refinada y 35,000 de azúcar crudo.

Si los nicaragüenses le venden la totalidad de esa cuota a Taiwán, los ingresos ascenderán a unos US$10 millones, según estimaciones de Amador.

“Esto es importante para Nicaragua porque nos permite ampliar la cantidad de azúcar que podemos enviar a ese importante mercado, el cual ha sido utilizado como puerta de entrada a Asia”, dijo en ese entonces Mario Amador, el gerente general del CNPA.

Taiwán es un buen mercado para los productores de azúcar porque obtienen un mejor precio al que obtienen en otros mercados.

El azúcar ocupa el cuarto lugar en orden de importancia en la lista de los productos de exportación de Nicaragua, con un valor de US$151.9 millones entre enero y julio de este año. En 2017, este producto generó US$180.3 millones.