•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las exportaciones del país no marcan un futuro alentador, pues hasta el cierre de julio han caído en 2.1% en valor y 2.5% han crecido en volumen, detallan las estadísticas Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

Entre enero y julio de este año Nicaragua envió 1,573 millones de toneladas de producto superior a los 1,534 millones de toneladas que envió en mismo período del año pasado.

En valor esas ventas dejaron US$1,683 millones inferior a los US$1,720 millones que alcanzaron en mismo período de 2017, este comportamiento es incentivado por la caída del 4.5% en el precio promedio de las productos de la cesta exportadora.

En los meses antes mencionados, Nicaragua le vendió a 103 países frente a los 119 con los que cerró el 2017, refleja el Cetrex. Ese comportamiento según Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), cambia a final de año, pero por la situación del país difícilmente se podrá avanzar.

Los países que dejaron de comprar son Corea, (República Popular Democrática), Estonia, Letonia, Myanmar, Paraguay, Reunión, Syria República árabe y Sri Lanka.

END

Jacoby indica que los mercados que se perdieron no determinan en gran manera el rumbo de las exportaciones porque el peso tradicionalmente se ha sustentado en 10 países que demandan los comodities que produce el país, principalmente el café, cacao, carne, azúcar y oro.

Los Estados Unidos, El Salvador, Costa Rica, China y Guatemala se ubican entre los principales compradores en ese lapso de tiempo, esto a pesar de  la reducción en los traslados de carne a los países de la región centroamericana, pues la crisis sociopolítica que enfrenta el país bloqueó los envíos e incluso se han reducido los volúmenes de demanda.

Jacoby apunta que todo el trabajo que venían realizando para desarrollar la matriz exportadora está paralizado, porque los inversionistas nacionales y extranjeros que pretendían trabajar en la innovación, valor agregado, estrategias de mercado y ampliación de áreas de siembra han decidido no continuar en esos proyectos por “la inestabilidad” que existe en el país.

“Vamos a dejar  de crecer en las exportaciones, nos vamos a mantener básicamente donde estábamos y es debido a que no hay confianza para el inversionista. Eso también se va a extender para el 2019”, destacó el presidente de Apen.

La carne que era el producto de mayor demanda en Venezuela está siendo colocada en mercados centroamericanos. Archivo\END

Las invasiones de propiedades

Entre las inversiones enfocadas a la exportación que fueron afectadas por los tomatierras está la propiedad en Chinandega que estaba destinada para la instalación de una planta  procesadora de Maracuyá, cuyo monto de inversión era de más de 20 millones de dólares.

“Los inversionistas consideran que el país no está prestando las condiciones para invertir, esa falta de confianza hace que no vengan inversiones y esas inversiones se traducían en producto de valor agregado y en nuevas áreas cosechables de nuevos productos primarios”, detalló Jacoby.

El representante gremial admite que como sector esperaban una baja en los valores de las exportaciones por el comportamiento de los precios internacionales y a inicio de año se había proyectado crecer entre un 6% y 10% inferior al 18% que habían marcado en 2017, pero con la situación actual estiman cerrar igual o menor que el año pasado.

Venezuela era el segundo mercado más importante de los exportadores nicaragüenses hace tres años, pese a ir incrementando su demanda en lo que va del año, no ha logrado recuperar los volúmenes ni valor de otros años de bonanza.

Jacoby indica que no ve recuperación de este mercado, porque la crisis socioeconómica que enfrenta es grave y difícilmente tendrán la capacidad de compra. “Tienen una gran inflación, no hay dólares, cuando no hay dólares  no se pueden hacer las transacciones internacionales, los problemas políticos repercutieron en problemas económicos serios  y ha habido una pérdida de confianza en el consumidor venezolano”.

La carne que era el producto de mayor demanda en Venezuela está siendo colocada en mercados centroamericanos. Entre enero y julio ese país compró 5,598 toneladas inferiores a las 61,464 toneladas que registró en mismo período de 2017.

Por ese envío, Venezuela pagó US$9.51 millones frente a los US$94.42 millones que  destinó en mismo lapso del año pasado.

Oportunidades con Corea

Jacoby es optimista con la entrada en vigencia del tratado entre Centroamérica y Corea del Sur, porque ve una oportunidad de seducir a los otros países del continente asiático que es considerado un mercado con crecimiento. “Va abrir mercado en los países vecinos, porque ya van a empezar a escuchar que hay productos nicaragüenses en Corea, entonces ya cuando  estés ahí, podés meter más  producto a Vietnam, Tailandia, Camboya y el resto de países”.

Café, cacao, oro, carne, queso, productos pesqueros y puros son los productos que podrían tener éxito en ese mercado.

Los países que más compraron 

Entre enero y julio de este año los países que demandaron más productos nicaragüenses fueron China, Islas Vírgenes  (Estados Unidos), Suiza, Ucrania, República Checa, Hungría, Chipre e Irak, según el Cetrex.