•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La caída en el volumen de las importaciones de bienes de consumo se reflejará en las ventas del último trimestre del año, que es el de mayor dinamismo para el comercio, afirmó Rosendo Mayorga, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN). “Si por la víspera sacamos el día, ya podemos ver cómo estaremos en ese momento”, observó Mayorga.

Las importaciones de bienes de consumo registraron caídas de 14.18% y 44.67%, en mayo y junio pasados, con respecto a los mismos meses del 2017.

En junio, las compras en el exterior de bienes de consumo duraderos se desplomaron en un 53.7%, y las de bienes de consumo no duraderos, un 44%. En ambas categorías se encuentran una serie de productos que la población adquiere en los últimos meses del año.

END

Las estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN) indican que cada año las importaciones de bienes de consumo alcanzan su mayor crecimiento entre septiembre y noviembre.

De acuerdo con Mayorga, muchas de las empresas importadoras y comercializadoras de productos de consumo, ya sean duraderos o no duraderos, comienzan a hacer sus pedidos en el exterior desde mayo y junio, para recibirlos en agosto, septiembre y octubre.

“Por ahí más o menos comienzan a hacer sus pedidos para que vengan en agosto, septiembre y octubre, más que todo, porque ya para el famoso fin de semana negra, o como se le quiera poner, todo tiene que estar a disposición del público”, contó el representante del sector comercio.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), afirmó que el sector comercio ha sido uno de los más afectados por la crisis sociopolítica del país.

Juan Sebastián Chamorro. Alejandro Sánchez\END.

“De acuerdo con nuestros cálculos, la actividad comercial ha visto una reducción en sus ventas de 30% en los meses de abril a agosto. Sin embargo, no solamente el comercio ha sido afectado, sino también el turismo, la construcción, el sistema financiero, el sector lácteo, las industrias de la carne y bebidas, entre otros”, aseveró Chamorro.

Por su parte, Mayorga manifestó que desde que inició el conflicto sociopolítico, a la fecha, en el país se han producido pérdidas en concepto de ventas de bienes y servicios de por lo menos US$1,336 millones. Esto porque se han registrado pérdidas en el comercio de más de US$580 millones; en el turismo (hoteles y restaurantes) de más de US$370 millones; en transporte, de US$212 millones y en comunicaciones, de US$170 millones.

En opinión de Mayorga, los empresarios del comercio tratarán de vender en los últimos meses del año los productos que no han logrado comercializar durante la crisis sociopolítica. “Lo que tienen en bodegas es lo que van a tratar de vender en esa época, es decir, lo que ya está en el país, pero no vemos en el horizonte pedidos nuevos en lo que resta de 2018”, sostuvo el presidente de la CCSN.

Economía ya no crecerá en 2018, insisten expertos

Según el director ejecutivo de Funides, Chamorro, detrás de la contracción de la actividad económica en general del país ha habido decenas de miles de personas que han perdido su empleo, tanto a nivel formal como informal.

“Estas personas han dejado de percibir sus ingresos estables, lo cual va a impactar en la demanda de bienes y servicios en la temporada navideña. Los negocios a su vez están conscientes de esto y van a adecuar sus importaciones a una demanda hacia la baja, pues de otra forma se verán en enero con excesos de inventarios y con dificultades para cumplir con sus obligaciones (cuentas por pagar)”, analizó Chamorro.

Caída de la demanda

Señaló que en el país habrá mucho menor poder adquisitivo por parte de la población y por lo tanto las ventas efectivas serán menores.

“La población va a priorizar alimentos básicos y medicinas antes que ropa y artículos suntuarios, especialmente si alguien del hogar perdió su empleo o hay riesgo de que lo pierda. La reducción en la demanda es del conocimiento de los empresarios, los cuales deben ajustarse a esta realidad económica o de lo contrario tendrán problemas de exceso de inventarios, los cuales deberán de pagarse posteriormente”, explicó el economista Chamorro.

Los últimos dos meses del año eran los mejores para el comercio. El año pasado, la Cámara de Comercio estimó que en la temporada de Navidad y fin de año las ventas del comercio ascenderían a US$680 millones, un 7.3% mayor a lo observado en la misma temporada de 2016.

Mayorga indicó que en Nicaragua existe mucha incertidumbre, que no permite hacer estimaciones de ventas ni de cuánto dinero entrará a circular en la economía en los últimos meses del año. La Cámara de Comercio y de Servicios también basaba sus estimaciones en los años anteriores en la entrega del aguinaldo de los trabajadores, tanto del sector privado, como de los del Estado, pero ahora “ni siquiera sabemos con cuántos trabajadores vamos a terminar a finales de noviembre”.

Chamorro indicó que “de continuar la crisis o incluso agravarse, tendremos una temporada de fiestas muy diferente a las observadas en décadas”.

“Nosotros hemos estimado que la caída en ventas para el sector comercio va a ser de alrededor del 30% en un escenario donde la crisis se prolonga por el resto del año, pero mantiene una intensidad similar a la actualidad, donde los sectores se ajustan a un nuevo entorno”, explicó. Varios indicadores económicos demuestran la tesis de que la temporada navideña será aciaga este año: “Tenemos indicadores del IMAE que muestran que la actividad de comercio ha caído en casi 30%, en junio de 2018, en comparación con el mismo mes del año anterior; importaciones de bienes de consumo que prácticamente no crecen con respecto al año anterior; y descenso en el número de asegurados al INSS en la actividad comercial, entre marzo y junio, de 32,000 personas”, expuso el economista Chamorro.

“En general, el comercio ha sido el segundo sector que más rápido reaccionó a la baja en términos de demanda y se ha mantenido deprimido a lo largo de todos los meses de la crisis. Por lo pronto, todo apunta a que buena parte de la inversión en este sector no se ejecutará en 2018”, subrayó.