•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró ayer que no existe “necesidad política” para incluir a Canadá en el nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), después de que Estados Unidos lograra esta semana un acuerdo con el otro socio comercial del pacto, México.

“No hay necesidad política para mantener a Canadá en el nuevo acuerdo del TLCAN. Si no hacemos un trato justo para EE. UU. después de una década de abuso, Canadá estará fuera”, señaló Trump en su cuenta de Twitter.

 

El mandatario, que este viernes notificó formalmente al Congreso estadounidense su intención de firmar un acuerdo comercial con México en los próximos 90 días, apuntó que las cámaras del Poder Legislativo “no deberían interferir con estas negociaciones”. 

“El Congreso no debería interferir con estas negociaciones o simplemente terminaré el TLCAN por completo y estaremos mucho mejor”, apuntó Trump.

El presidente Trump insistió en asegurar que el TLCAN, en vigor desde 1994 y que engloba un billón de dólares anuales en intercambios entre los tres países, “fue uno de los peores pactos de comercio” jamás alcanzados. 

Enrique Peña Nieto, presidente de México. Archivo\END

“EE. UU. perdió miles de negocios y millones de empleos. Estábamos mucho mejor antes del TLCAN, nunca debería haber sido firmado. (...) ¡Hacemos un nuevo trato o volvemos al pre-NAFTA!”, añadió el mandatario.

Trump hizo estas afirmaciones después de que el miércoles afirmara en declaraciones a periodistas en la Casa Blanca que las negociaciones con Canadá sobre su incorporación al nuevo TLCAN iban “muy bien”.

Ese mismo día, la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, encargada de la delegación canadiense, se mostró “optimista” acerca de las conversaciones con Estados Unidos y celebró las “significativas concesiones” realizadas por México.

EE. UU. y México alcanzaron esta semana un inesperado acuerdo comercial para reformar el TLCAN, y Trump apuntó que aunque esperaba que Canadá se sumara estaba dispuesto a proseguir con un acuerdo bilateral solo con México.   

Inmediatamente después de conocerse el lunes ese pacto bilateral, Freeland acortó una gira por Europa para regresar a la mesa de negociación, con el plazo marcado por Trump para que Canadá se sumase al nuevo acuerdo antes del viernes. 

Sin embargo, se llegó a la fecha límite sin que Canadá se haya sumado al pacto, por lo que se espera que los próximos días sean cruciales para la renegociación del TLCAN. 

El sector agrícola canadiense, y en concreto la apertura del acceso para los productos estadounidenses, es uno de los principales puntos de discusión exigidos por Washington para avanzar. 

Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá. Archivo\END

Canadá, por su lado, considera fundamental mantener el sistema de resolución de disputas dentro del pacto, algo que EE. UU. trata de desmontar.

¿Qué ganó México?

Robert Lighthizer, representante de comercio estadounidense, destacó el pacto logrado con México luego de cinco semanas de intensos debates sobre temas de interés bilateral. “Supondrá enormes beneficios para nuestros trabajadores, agricultores, ganaderos y empresas”, afirmó.
Lo acordado establece mayores porcentajes de contenido regional para la industria automotriz así como requisitos de mano de obra en zonas de salarios más altos, protecciones más estrictas para los trabajadores, y una vigencia del tratado de 16 años, con posible revisión cada seis.

México: “Importa que esté Canadá”

México saludó el paso dado por Estados Unidos para formalizar el acuerdo entre ambos, pero señaló que “seguirá impulsando” un pacto que incluya a Canadá.

“Importa que esté Canadá”, dijo a su vez desde Chiapas el presidente electo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, un izquierdista escéptico del libre comercio que envió su delegado a los debates en Washington y respalda lo acordado por el gobierno del saliente Enrique Peña Nieto. “¡Al menos Canadá sabe lo que pienso!”, manifestó.

Ottawa y Washington parecían cercanos a un acuerdo el jueves, con evidentes señales de “optimismo” y frenéticas reuniones hasta tarde en la noche.

Pero el resultado de las negociaciones se volvió sombrío luego de que Trump confirmara filtraciones de incendiarios comentarios suyos sobre Canadá que no estaban destinados a hacerse públicos.