•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todas las mercaderías importadas están saliendo en “rojo” en las aduanas del país, afirmó Rosendo Mayorga, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN).

En los términos técnicos de los importadores y expertos aduaneros, “salir en rojo” significa que las mercaderías deben pasar una revisión por seguridad y quedan en aduana varios días, antes de ser entregadas a sus dueños.

 INSS registra alto déficit en abril y junio

“La situación con Aduanas cada día es caótica, todas las mercaderías nos las están sacando en rojo. Estamos viendo cómo solucionar esto, porque lo que provoca no es solo entorpecer el acceso de productos de primera necesidad del país, sino que también, todos esos gastos en que incurre el comerciante por los atrasos en aduana, se reflejarán en el costo de los productos al final. Es decir, todo el pueblo de Nicaragua va a terminar pagando por ello”, subrayó el representante del sector comercial.

Antecedentes

El especialista de una reconocida agencia aduanera del país, quien pidió omitiéramos su nombre por temor a represalias, confirmó que desde hace un mes todas las mercaderías importadas están pasando en “rojo”.

Explicó que el proceso de despacho de las mercancías en las aduanas se rige por un tecnicismo de selectividad aleatoria, que simula a un semáforo, en el que estas pueden pasar en verde; es decir, sin ninguna revisión, pero si pasan en amarillo o rojo, pasan a revisión, lo que conlleva unos tres días para que la aduana entregue esa mercadería.

“Pero lo que está sucediendo ahorita, con el resultado de selectividad es que prácticamente solo se están dando resultados rojos. Los verdes son muy escasos”, aseveró.

El color verde en ese sistema significa que las mercaderías pueden pasar de una vez; el amarillo, que van a una revisión documental; y el rojo, que tendrá que ser revisada propiamente la mercadería.

Los efectos

Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección, dijo que las noticias que tienen al respecto es que “por motivos de seguridad, la aduana eliminó el sistema de administración de riesgos”, y, por eso,  “todas las mercancías que ingresan al país, tienen que ser revisadas”.

“Eso, obviamente, representa problemas para los sectores productivos de Nicaragua porque no hay capacidad para revisar toda la carga en un corto plazo”, opinó García.

 Continúan las alzas en los combustibles este domingo

García explicó que antes de la crisis sociopolítica del país ese sistema de administración de riesgo funcionaba de forma aleatoria y la mercancía que pasaba en “rojo” apenas ascendía al 20% de la totalidad de las importaciones.

Comentó que hay incertidumbre sobre “por cuánto tiempo tomará el Gobierno esa medida”.

“Nos dicen que están haciendo todo lo posible para hacer que los retrasos sean menos. El caso máximo son tres días en revisión, pero eso varía. Te la pueden entregar el mismo día o en tres días. Todo depende de lo que vea el funcionario. Esta situación, según entendemos, va a persistir hasta que ellos (Gobierno) consideren que es necesario”, mencionó el director ejecutivo de Anitec.

Según García, algunos importadores han buscado cómo ampliar los plazos de importación, para tener un margen y no tener problemas. “Si hacíamos una importación con un tiempo de anticipación de una semana, ahora la hacemos con una anticipación de 8 a 10 días, tomando en consideración que ese contenedor va a tener algún retraso por cuestiones de revisión”, ejemplificó.

 COSEP dice que Copa Airlines suspendió 4 vuelos a Nicaragua en septiembre

El especialista aduanero confirmó que hay inconformidad entre los importadores, debido a que han sentido que hay un atraso. “Por ejemplo, un importador que hace frecuentemente unas 10 importaciones a la semana y está acostumbrado a que su representante de aduana, que somos nosotros, le diga ‘está en verde tu mercancía, ya la podés retirar’, pero de un tiempo hacia acá viene solo en rojo, solo en rojo, se siente incómodo”, comentó.

En junio pasado, las importaciones sufrieron una caída en valor de 30.3%.

Las compras al exterior de bienes de consumo descendieron más de 44.6% y las de bienes intermedios, más de 33.3%. En las primeras se encuentran una serie de productos para consumo duradero y consumo no duraderos, en tanto, en la segunda categoría, una serie de insumos y materias primas para la industria.