•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los empresarios costarricenses indicaron ayer en un comunicado que esperan que las organizaciones sindicales y el gobierno de su país conversen y resuelvan sus diferencias sobre la reforma fiscal, llamada Proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) pidió ayer al Gobierno de Costa Rica y grupos sindicales dialogar, ante el anuncio de una huelga de los trabajadores que se oponen la reforma tributaria que se discute en el país.

“El momento por el que atraviesa Costa Rica es complicado y se requiere avanzar de manera solidaria y pronta, en la que todos tendremos que ceder y buscar una solución a la crisis fiscal. La manifestación no resolverá la situación fiscal, pues lo único que generará es la sensible afectación a la sociedad y a la economía nacional”, afirmó el presidente de la Uccaep, Gonzalo Delgado.

Los grupos sindicales han convocado a una huelga y manifestación el próximo 10 de septiembre para rechazar la reforma tributaria, que a su parecer encarecerá el costo de vida, principalmente por la creación del impuesto al valor agregado (IVA). 

Por su parte, el gobierno costarricense impulsa la reforma para paliar el creciente déficit fiscal y la deuda, las cuales califica como las grandes amenazas para la estabilidad económica del país que deben ser resueltas con urgencia. 

Delgado indicó que “considera injusto” que los sindicatos anuncien un movimiento de huelga, cuando el proyecto de ley  todavía se encuentra en proceso de discusión y aún no ha sido aprobado por la Asamblea Legislativa. 

El empresario recordó que el sector productivo también tenía algunas diferencias sobre el plan fiscal en discusión, pero que se han ido solventando luego de un diálogo transparente con diferentes actores.

“Considero que no es apropiado que con el llamado a huelga se paralicen servicios básicos por los cuales los costarricenses pagamos y que en muchos casos se espera meses para poder recibirlos; no es justo que a miles de ciudadanos se les coarten sus derechos”, expresó Delgado. 

Más productos con IVA

El proyecto de ley tiene como principal iniciativa la conversión del impuesto de ventas del 13% en uno de valor agregado (IVA) con la misma tasa, pero que aumentará la cantidad de productos y servicios por gravar. 

También incluye la renta global y modificaciones al impuesto sobre la renta y la renta de capital, así como iniciativas para contener gastos. 

Costa Rica cerró el 2017 con un déficit fiscal del 6.2% del PIB, que sin reforma alcanzará el 7.1% en 2018, según las proyecciones oficiales.  La deuda en el 2017 se ubicó en el 48% del PIB y mantiene una tendencia al alza.