•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Banco de Finanzas (BDF), Banco de Fomento a la Producción (BFP), Banco Lafise Bancentro y Banco Fihcosa Nicaragua (Ficohsa) y las instituciones financieras Credifactor, Financiera Finca y Financiera Fundeser, son las entidades que son calificadas por FitchRatings, y que la misma mantiene en observación, según un comunicado emitido por la calificadora de riesgo.

 Aduana atrasa entrega de mercaderías importadas

“En opinión de Fitch, luego de cuatro meses de iniciada la crisis sociopolítica en Nicaragua, aún persiste la incertidumbre y no se visualiza una normalización del entorno operativo de las instituciones financieras, lo que sustenta las calificaciones de todas las entidades que sigan en Observación Negativa”, señala un comunicado de la agencia.

En el informe se agrega que los “bancos calificados han mostrado resistencia, mientras que las instituciones financieras no bancarias, al igual que las pequeñas y con un modelo de negocio concentrado, han mostrado una sensibilidad mayor al entorno adverso y un aspecto de su perfil crediticio”, señala el documento.

Factores claves

El informe de FitchRatings indica como factor clave la reducción de retiro de depósitos de los clientes.

“La industria bancaria ha enfrentado una reducción importante de depósitos del público de 14.9%, entre el 18 de abril de 2018 y el 15 de agosto de 2018, con base en cifras del Banco Central de Nicaragua; aunque en las últimas cuatro semanas el monto de depósitos ha tendido a estabilizarse”, explica.

El texto agrega que a pesar de ello, “los bancos han sostenido niveles buenos de liquidez al reducir su crecimiento crediticio y obtener más financiamiento institucional. Si bien los indicadores de calidad de préstamos y rentabilidad se han deteriorado, aún permanecen en niveles razonables y todavía superiores a la banca centroamericana”, indica el comunicado.

 Cosep conforma su junta directiva 2018-2019

En el caso del BDF, la Observación Negativa se sustenta en que “bajo ciertas circunstancias, podría reducir los riesgos de la transferencia y la convertibilidad, lo que reduce la capacidad del banco de utilizar el soporte del Grupo ASSA en forma oportuna, en caso de que llegase a requerirlo”.

Con respecto a las instituciones financieras no bancarizadas, Fitch Ratings sostiene que respecto a las calificaciones de Credifactor y sus emisiones, están influenciadas por el entorno operativo adverso y por su perfil de liquidez débil.

Para Ficohsa, se fundamentan en su “perfil financiero intrínseco y están influenciadas por el entorno operativo que limita las perspectivas de su desempeño financiero. Además, están influenciadas por su morosidad moderada y la baja en su rentabilidad”.

Con respecto a Bancentro, la agencia indica que las calificaciones están altamente influenciadas por el entorno operativo, que presiona el desempeño financiero del banco.

En el caso del Banco de Fomento a la Producción, las calificación se fundamenta en el soporte que recibe del Gobierno de Nicaragua a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, entidad acreedora de todo el fondeo del banco.

Las otras entidades

Con respecto a las instituciones financieras no bancarizadas, Fitch Ratings sostiene que respecto a las calificaciones de Credifactor y sus emisiones, están influenciadas por el entorno operativo adverso y por su perfil de liquidez débil.

 Caficultores temen baja en productividad

Las calificaciones de Finca se encuentran influenciadas por el entorno operativo y el deterioro operativo. “El 91% del fondeo de Finca y su sostenibilidad es el comportamiento de la calidad de la cartera de préstamos. Sin embargo, toma en consideración el soporte ordinario de su casa matriz, alternativa de inyecciones de capital recurrente y facilidades de fondeo contingente”, detalla el texto.

En cuanto a Fundeser, “sus emisiones están influenciadas por los efectos del entorno operativo en sus características financieras de corto plazo y por un porcentaje de interés institucional por el deterioro de su calidad de cartera de préstamos y rentabilidad. El debilitamiento de la cartera crediticia, previamente afectada por el comportamiento de los créditos agrícolas se ha agravado con la crisis sociopolítica actual”, señala el documento.