•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Diversos sindicatos de Costa Rica comenzaron hoy el segundo día de una huelga en rechazo a una reforma tributaria que estudia el Congreso, mientras el Gobierno sostiene que las afectaciones han sido menores.

Las principales afectaciones de la huelga se han presentado en el sector educación, donde el lunes se ausentaron 40.000 de los 90.000 funcionarios del Ministerio de Educación, una cifra que los sindicatos esperan se mantenga o aumente hoy.

El presidente de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), Gilberto Cascante, dijo a Acan-Efe que los números del sindicato indican que el 80 por ciento de los centros educativos están cerrados.Un total de 25 instituciones públicas solicitaron el lunes a los tribunales de Trabajo que declaren ilegal la huelga, ante lo que los jueces costarricenses tienen tres días para resolver. EFE/ END En el sector salud, las autoridades reportaron afectaciones en citas programadas y cirugías debido al ausentismo de enfermeros, pero los demás servicios han operado con normalidad.

El Gobierno informó hoy de que las carreteras se encuentran sin bloqueos y que las operaciones del tren de pasajeros han sido normales.

"Todas las rutas nacionales están habilitadas. La Policía de Tránsito y la Fuerza Pública realizan operativos permanentes en las principales carreteras del país para garantizar el libre tránsito", aseguró el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto.

Los sindicatos continúan hoy la huelga y prevén para mañana una marcha en San José, en la que participarán trabajadores de todo el país, a diferencia de la del lunes a la que acudió gente solo del área metropolitana.

El Gobierno dijo el lunes que solo el 6 por ciento de los trabajadores del Gobierno se unieron a la huelga, exceptuando las áreas de salud y educación, en las que sí hubo mayor apoyo.

La Policía y autoridades institucionales mantienen el control desde la noche del domingo, de los puertos estatales del Caribe y de los planteles de distribución de combustibles de la estatal Redinadora Costarricense de Petróleo.

El presidente Carlos Alvarado instó a los sindicatos a deponer el movimiento y a sentarse a dialogar, pero los gremios han rechazado la propuesta aduciendo que ya le presentaron al Gobierno una serie de iniciativas fiscales que no fueron tomadas en cuenta.

La reforma fiscal llamada Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, tiene como principal iniciativa la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento a un impuesto de valor agregado (IVA), con la misma tasa, pero que gravará más productos y servicios.La iniciativa tiene tasas diferenciadas del 4 por ciento para los servicios de salud privados, y del 1 por ciento para productos de la canasta básica. El proyecto, que buscar recaudar cerca del 2 por ciento del producto interno bruto (PIB) en recursos frescos, también incluye la renta global e iniciativas para contener gastos, como reducciones de pluses salariales en el sector público.

El Gobierno ha dicho que el déficit fiscal proyectado al 7,1 por ciento del PIB en 2018 y la deuda que superará el 50 por ciento del PIB, son las dos grandes amenazas de la economía del país.