•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los grupos sindicales de Costa Rica que iniciaron el lunes una huelga indefinida en el país en contra de la reforma fiscal que estudia el Congreso, afirmaron hoy que el movimiento avanza con "satisfacción" en su segundo día y que mañana será la "gran marcha" en la capital.

"Estos dos días han servido como preparación y para calentar el ambiente para el evento nacional para este miércoles, el cual consistirá en una gran marcha en las principales calles de San José", expresó a Acan-Efe Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP).

Grupos de trabajadores estatales iniciaron desde este lunes una huelga indefinida para rechazar a una reforma tributaria que se tramita en el Congreso.Durante este martes han habido marchas y algunos bloqueos temporales de carreteras en diversas partes del país, así como afectaciones principalmente en el sector de la educación y la salud, debido al ausentismo de trabajadores.

"Los cortes son alentadores de que la huelga nacional regionalizada se viene cumpliendo a satisfacción en este segundo día", expresó a Acan-Efe el secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), Albino Vargas.

Más de una veintena de instituciones del Gobierno han solicitado a los tribunales de trabajo que se declare ilegal el movimiento sindical.Cientos de trabajadores del sector público marchan pacíficamente por segundo día consecutivo hoy, martes 11 de septiembre en San José, Costa Rica. EFE/ENDLos grupos sindicales rechazan a la reforma tributaria ya que consideran que afectará en mayor medida a las clases medias y bajas, y particularmente a los trabajadores estatales.

La reforma fiscal llamada Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, tiene como principal iniciativa la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento a un impuesto de valor agregado (IVA), con la misma tasa, pero que aumentará la cantidad de productos y servicios por gravar.

"Nosotros creemos que el combo fiscal propicia la desigualdad, la concentración de la riqueza, no corrige la evasión fiscal, grava al asalariado, le quita derechos, en fin es un combo fiscal para pagar una deuda pública que el pueblo no generó", expresó Vargas.

El sindicalista añadió que el principal rechazo de los gremios es a la propuesta de gravar productos y servicios que utiliza la gente "común y sencilla".

"La esencia de nosotros es el rechazo al impuesto al valor agregado y lo que el mismo presupone gravando una serie de productos y servicios que emplea la gente común y sencilla en su diario quehacer, que se financia con salarios congelados y que con este paquete de impuestos los deprecia más", destacó Vargas.

El sector empresarial ha calificado la huelga como "antipatriótica" y señala a los sindicatos de defender "privilegios" salariales que la reforma fiscal busca reducir para contener el gasto público.

El proyecto, que buscar recaudar cerca del 2 por ciento del producto interno bruto (PIB) en recursos frescos, también incluye la renta global y modificaciones al impuesto sobre la renta y la renta de capital, así como iniciativas para contener gastos, especialmente pluses salariales en el sector público.

El Gobierno ha dicho que el déficit fiscal proyectado al 7,1 por ciento del PIB en 2018 y la deuda que superará el 50 por ciento del PIB, son las dos grandes amenazas de la economía del país.