elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea, UE, espera preparar el terreno para concluir en julio su Acuerdo de Asociación con América Central durante la reunión de cancilleres europeos y del Grupo de Río de mañana y el jueves en Praga, pero descarta avances en sus negociaciones con el Mercosur. La jornada del jueves estará dedicada a reuniones entre Bruselas y América Central, Mercosur, México y Chile, después de un primer día centrado en la crisis económica mundial y el cambio climático.

Un encuentro previsto también con la Comunidad Andina de Naciones (CAN) fue anulado hoy debido a divergencias con Bolivia sobre los acuerdos comerciales que negocian sus socios de Perú, Colombia y Ecuador con la UE. Bruselas mantiene a nivel regional o bilateral negociaciones con un gran número de países de América Latina y el Caribe, que avanzan a velocidades distintas y topan con más o menos escollos.

Mientras México y Chile ya cuentan con acuerdos comerciales, que en el primer caso corresponde a un Tratado de Libre Comercio (TLC), es con América Central que las conversaciones para un Acuerdo de Asociación parecen avanzar a paso firme, después de una breve interrupción en abril. En Praga, los jefes negociadores de Costa Rica, El Salvador, Guatemala Honduras y Nicaragua se reunirán con responsables de la Comisión Europea para "preparar el terreno de cara a la próxima ronda de junio en Bruselas", en la que esperan cerrar el acuerdo, manifestaron fuentes comunitarias.

Países del Mercosur condicionan acuerdo con UE
La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, es "muy optimista" en cuanto a cumplir esa fecha, explicaron. La funcionaria confió ayer en Madrid en que los jefes de Estado y de gobierno de la UE ratifiquen el acuerdo durante el primer semestre de 2010. En cambio, las mismas fuentes descartaron que se vayan a desbloquear las negociaciones con el Mercosur - que incluye a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay - durante la reunión del jueves: "No esperamos ningún cambio de política", afirmaron.

"En tiempos normales, se debería avanzar sin problemas, pero la crisis ha complicado las cosas. Los países muestran poca voluntad para firmar un TLC, tienden al proteccionismo", estimó Piotr Maciej, especialista en América Latina del Centro de Estudios sobre Política Europea de Bruselas.

Algunos países del Mercosur condicionan el acuerdo con la Unión Europea a que finalice con éxito la ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial, que se encuentra desde julio pasado en punto muerto. Pero el canciller español, Miguel Ángel Moratinos, que coincidió ayer en un encuentro en Madrid con Ferrero-Waldner, defendió que no hay por qué esperar a que se reanude la ronda en el seno de la Organización Mundial del Comercio. "¿Por qué tenemos que esperar a que todo se resuelva en Doha, si lo podemos resolver europeos e hispanoamericanos?", se preguntó.

Impulsan negociaciones con países andinos
Por otro lado, las negociaciones con los países andinos de Perú, Colombia y Ecuador recibieron la semana pasada durante un encuentro en Bruselas un impulso que podría ser determinante para los dos primeros países. Perú y Colombia confiaron en firmar sendos TLC con Bruselas el próximo junio, mientras que Ecuador pidió más tiempo para elaborar un acuerdo más enfocado en el desarrollo.

Esas negociaciones se llevan a cabo después de que el año pasado fracasara la idea de dar a luz a un Acuerdo de Asociación con el conjunto de la Comunidad Andina de Naciones, que incluye además a Bolivia. La Paz se marchó por graves diferencias en cuestiones que consideraba clave como la protección de la biodiversidad y la propiedad intelectual, en un contencioso que el martes acabó provocando que se suspendiera la reunión prevista entre la CAN y la UE en Praga.

La UE es el primer mayor inversor y el segundo socio comercial de América Latina y dispone de una ayuda al desarrollo de 3.000 millones de euros para la región durante el periodo de 2007-2013.