• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Proyecciones de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) preven que aún en el escenario más positivo, la economía se contraería este año en al menos 2.1% en términos reales, y en el caso más extremo, la caída sería de 4%.

Según Funides el daño económico por la crisis sociopolítica iniciada en abril se manifiesta en los despidos y suspensiones de plazas laborales que también se traducen en un aumento en el porcentaje de personas en situación de pobreza, que sube de 29.6% a 34.8%. Según el centro de pensamiento, antes del 19 de abril había 143,000 nicaragüenses menos en la pobreza que en estos momentos.

AMCHAM teme que caiga más el empleo

Sin embargo, en el peor escenario, el año podría concluir con 1.2 millones de nicaragüenses bajo la línea de la pobreza, niveles que existían en la primera mitad de la década de los 90, cuando uno de dos nicaragüenses vivían en estas condiciones, asegura Funides.

Un primer escenario más optimista “supone que las personas y las empresas se adaptarán a una ‘nueva realidad’, donde a pesar del contexto de crisis continúan realizando sus actividades económicas a menor intensidad, similar a julio y agosto, y otros sectores se ajustan gradualmente en los siguientes trimestres. En este escenario la actividad económica se contraería 2.1 por ciento en 2018, en comparación con 2017, con pérdidas de US$946.2 millones en valor agregado”, revela Funides en un comunicado.

Gasolina cuesta igual que cuando el petróleo valía US$100

“Un segundo escenario supone que la violencia durante las protestas en diferentes territorios del país se intensifica por el resto del año, afectando en mayor medida al comercio, los servicios empresariales y la actividad del sistema financiero, principalmente por el continuo retiro de los depósitos en los bancos comerciales. En este segundo escenario, la actividad económica para 2018 se contraería en 4% en comparación con el 2017, lo que representaría una pérdida de US$1,214.2 millones en valor agregado”, explica Funides.

A juicio del centro de pensamiento, a más de 145 días de iniciada la crisis del 19 de abril, “continúa la inestabilidad política así como su impacto negativo en el desarrollo económico del país y su costo humano por las víctimas de la represión y criminalización de las protestas”, las cuales se manifiestan en la actividad económica, la falta de confianza de los consumidores e inversionistas y los cambios en la percepción de seguridad ciudadana.

Impacto

En ambos escenarios se calculan pérdidas en valor agregado en relación a las proyecciones sin conflicto que se esperaban este año, por ejemplo, en el comercio, las perdidas oscilan entre los US$297.3 millones y US$377.3 millones, en la construcción de US$163.4 millones a US$179 millones, en hoteles y restaurantes sería de US$152.4 a US$157.9 millones, en la industria manufacturera en cambio, sería de US$105.6 a US$127.5 millones, entre los principales sectores afectados.

Valor del café cae 14.4% en los primeros ocho meses del año

El comercio también es el sector con mayor pérdida de puestos laborales, con 154,000 bajas, seguido de los hoteles y restaurantes con 62,000 y construcción con 50,000.

Funides reitera la importancia que exista voluntad política por parte del Gobierno “para buscar una salida pacífica a la crisis sociopolítica actual, que ponga fin a la represión y la criminalización de la protesta. Una vez que se encuentre una salida sostenible a la crisis, es importante ejecutar acciones que permitan restablecer la confianza de los consumidores, los inversionistas, los turistas locales y extranjeros y los depositantes en el sistema bancario”.