elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La caída del comercio exterior, las remesas familiares y el aumento del desempleo han hecho caer la recaudación de impuestos en Centroamérica, según el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI). En los dos primeros meses del año, El Salvador, Costa Rica y Panamá, registraban unas caídas en la recaudación tributaria -en comparación con el mismo periodo de 2008- de 18,1%, 15,2% y 8,9%, respectivamente. En Nicaragua, la recaudación se redujo sólo en enero 13,6% mientras que en Guatemala, la caída fue del 17,7% en los tres primeros meses del año. El ICEFI no disponía de datos de Honduras.

Jonathan Menkos, economista responsable de la elaboración de este informe, aseguró hoy que en Centroamérica la carga tributaria procedente del consumo se eleva al 70% del total, y el 30% restante corresponde a los impuestos por la declaración de la renta. Por ello, en cuanto se reduce el consumo la caída se hace más "marcada" y más "rápida" que en otros países, aseguró.

ICEFI, una organización no gubernamental, vaticina que la caída de ingresos tributarios "provocará un vacío en el financiamiento que será necesario llenar incurriendo en más endeudamiento interno y externo o reduciendo el presupuesto de egresos" para cumplir los programas de gobierno de este año. En Guatemala y El Salvador los ingresos tributarios deberían financiar cerca del 80% del presupuesto nacional, y en Costa Rica y Nicaragua sería del 70% aproximadamente.

Solamente en Panamá los ingresos tributarios representarán el 50% del presupuesto gubernamental. Por ello, aconseja a los gobiernos que revisen los presupuestos y establezcan de nuevo prioridades, haciendo hincapié en el área social. Asimismo, el ICEFI alerta sobre el costo fiscal de las crisis bancarias, debido a que los gobiernos, con el fin de preservar la confianza en el sistema bancario y la estabilidad macroeconómica, deciden absorber una parte o la totalidad de las pérdidas que genera la crisis.

"En la actualidad, si se desea minimizar la probabilidad de crisis bancarias y en consecuencia sus costos fiscales, los Estados centroamericanos deben fortalecer la capacidad de acción e independencia en el actuar de los entes reguladores nacionales y a su vez adaptar la regulación y la supervisión bancaria a los desafíos actuales", aconseja el ACEFI. "La expansión de las operaciones bancarias extraterritoriales, también obliga a fortalecer la supervisión de la banca con una visión regional", concluye.