• Managua, Estelí, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un fuerte dispositivo policial despertó a las 4:00 de la madrugada de este viernes a unos 7,000 invasores de tierras que se habían asentado de forma ilegal en terrenos ubicados junto la pista entre la carretera a Masaya y Sabana Grande.

Los policías llegaron para desalojarlos y les dieron un plazo de 12 horas para desarmar las champas y casas improvisadas y retirarse, según dijeron algunos invasores.

En la entrada de esa propiedad privada, los invasores habían colocado una manta en que se leía: “El comandante se queda y nosotros también”.

Sin embargo, las autoridades policiales llegaron este viernes y les dieron hasta las 5:00 de la tarde para retirarse de las propiedades, o que procederían a desalojarlos.

Miles de delincuentes que habían invadido propiedades privadas están siendo desalojados en distintos municipios del país, según reportes de nuestros corresponsales. Hace tres días, la Policía sacó a un grupo de tomatierras en El Cocal, departamento de Chinandega, pero la mayoría de tierras agrícolas invadidas siguen en poder de los usurpadores.

Policías dentro de áreas tomadas, mientras invasores botaban sus viviendas improvisadas.

Las autoridades todavía no informan sobre cuántos tomatierras han sido desalojados y si desalojarán todas las tierras invadidas y las devolverán a sus dueños.

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) informó este viernes que 9,800 manzanas de tierras agrícolas han sido invadidas, desde que inició la crisis sociopolítica en abril pasado hasta el 16 de septiembre.

De ese total, sólo 2,483 manzanas han sido recuperadas, indicó Upanic. Eso indica que 7,317 manzanas continúan en manos de delincuentes tomatierras, en ocho departamentos del país.

Julio Munguía, gerente técnico de Upanic, afirmó que “han sido desocupadas y recuperadas por sus dueños, un total de 13 propiedades”.

De las 2,483 manzanas recuperadas, 712.5 son de uso agrícola (principalmente de caña de azúcar), 1,728 de uso pecuario y 42.5 de proyectos para viviendas.

En Chinandega se han recuperado cinco propiedades, las cuales suman 697 manzanas, pero en Matagalpa se recuperó solo una propiedad, de 1,455 manzanas, según Munguía.

La información es recolectada por Upanic por medio de denuncias de los afectados, aunque hay otras propiedades tomadas cuyos dueños no han informado a esta organización.

La invasión de tierras ha sido asociada a personas supuestamente afines al Gobierno, ya que en las viviendas de los usurpadores ondean banderas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Hace dos semanas, la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) exigió el cese inmediato de las invasiones.

Chinandega ha sido el departamento más afectado por tomas ilegales de propiedades, sumando 4,372 manzanas. En estas se siembra caña de azúcar, maní, hortalizas, aguacate y árboles frutales. “De igual manera han afectado especies forestales, terrenos destinados a proyectos de vivienda, yacimientos minerales, área de zona franca, entre otros”, expresó Munguía.

Persisten invasiones de terrenos en Estelí

Las familias que viven en el barrio “Dieciocho de mayo”, de Estelí, se encuentran preocupadas porque 25 delincuentes mantienen tomado un terreno de aproximadamente una manzana, el cual había sido destinado para la construcción de una casa comunal y dos parques.

El terreno pertenece a una lotificación de la Cooperativa de Viviendas Similares Conexos y Otros Servicios Familia Feliz (Coviscof). Juana María García, presidenta de Coviscof, afirmó que la amenazaron de muerte y le dijeron que le quemarían su casa porque junto con el gerente de la Coviscof, Alejandro Salgado Obregón, organizaron a una parte de los dueños de los lotes y se pusieron al frente para que desalojaran a los invasores de terrenos ubicados en el mismo lugar. Salgado también ha recibido amenazas de esos malhechores, aseguró.

En el barrio afectado viven unas cuarenta familias, en su mayoría madres solteras y trabajadoras del sector tabaco que legalmente, a través de la Coviscof, adquirieron lotes de terrenos para construir sus casas.

Estas familias se encuentran en zozobra, por las amenazas de los invasores.

Los precaristas confiaron en los líderes políticos del FSLN.

Según García, desde hace tres semanas solicitaron por escrito a la Policía que desaloje a los invasores, pero no han obtenido resultados positivos.

El día 12 de septiembre, El Nuevo Diario consultó al jefe departamental de la Policía Nacional, comisionado mayor Alejandro Ruiz, quien respondió que estaban analizando la situación y de seguro iban a ser desalojados.

Este viernes, un grupo de pobladores se presentó a la delegación de la Superintendencia de la Propiedad, para introducir una demanda por la vía administrativa, ya que los invasores están vendiendo “derechos de posesión” en los terrenos tomados.

Terreno de una lotificación fue tomado en Estelí. Máximo Rugama\END

Tanto en Condega como en Estelí, las familias afectadas siguen pidiendo a las autoridades que ejecuten los desalojos porque cada día son mayores los daños provocados por los tomatierras.