• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La deuda externa de Nicaragua alcanzó US$11,728 millones en el segundo trimestre de este año, lo que representa un 82.9% del producto interno bruto (PIB), informó el Banco Central de Nicaragua (BCN).

La autoridad monetaria indicó en un informe trimestral que del total de la deuda externa, US$6,083.2 millones corresponden a la deuda del sector privado y US$5,644.8 millones a la deuda del sector público.

La deuda externa total aumentó en US$175.7 millones, un 1.5%, respecto al primer trimestre 2018, detalló el banco emisor.

El aumento de los pasivos externos nicaragüenses están relacionados principalmente “al comportamiento de la deuda del sector privado, que se incrementó en US$134.2 millones; por su parte, la deuda del sector público aumentó en US$41.5 millones”, afirma el informe del BCN.

Actualmente los incrementos de la deuda externa del país no representan un problema grave para el país, sin embargo, en un futuro próximo, si no se encuentra una salida pronta a la crisis sociopolítica del país, podrían comprometer las condiciones económicas, expuso Mario Arana, expresidente del BCN y actual gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

“De cuidado es 2019 y 2023 en adelante. El problema serán las amortizaciones (de la deuda). Con la caída de la producción que estamos teniendo y estamos destinados a tener en los próximos años, sí puede convertirse en un problema bastante serio la deuda, más de lo que ahorita pudiéramos pensar. A menos que lleguemos a algún entendimiento político en el país que nos lleve a acelerar el crecimiento nuevamente”, aseveró.

Crecimiento

El peso de la deuda externa total equivale a 82.9% del PIB, lo que representó un aumento de 1.2 puntos porcentuales respecto a lo observado en el primer trimestre 2018. En cambio, al segundo trimestre de 2017, la proporción de la deuda externa en términos de PIB alcanzó 79.8%, de acuerdo con el informe del BCN de ese período.

La deuda externa en términos de PIB de este año es similar a la registrada en el mismo período de 2016 (82.6%). Entre 2014 y 2017, la proporción de deuda externa sobre PIB mostró disminuciones cada año, sin embargo, en el segundo trimestre de este año mostró un comportamiento inverso.

“La deuda ha crecido levemente. La parte pública por el crecimiento económico que teníamos estaba siempre bajando en su relación con respecto al PIB, pero ahora está aumentándose la proporción. La deuda privada es un monto un poco más fuerte y sumadas ambas, sí existía la preocupación que en determinado momento pudiese poner mucha presión la amortización de esta deuda sobre la balanza de pagos y efectivamente a partir de 2023, especialmente, y también el próximo año aparece una amortización fuerte más arriba de lo normal”, indicó Arana.

Para el economista, estos son los años más sensibles por la magnitud de los vencimientos, cuyas proyecciones superan los US$500 millones. En 2023 la situación es más marcada por las amortizaciones de los préstamos venezolanos.

“2019 y 2023 en las proyecciones actuales de amortización de deuda me aparecen vencimientos significativos de entre US$500 millones a US$1,000 millones, y a partir de 2023 hacia adelante, la deuda se convierte más pesada de pagar porque comienza a juntarse de la deuda privada que se contrajo sobre todo con Venezuela”, expuso.

Condiciones

El plazo promedio ponderado de la deuda externa pública es de aproximadamente 24 años, incluyendo trece años de gracia y la tasa de interés promedio se ubica alrededor del 2.18 %.

En tanto, el plazo promedio de la deuda externa privada de largo plazo es de aproximadamente 18 años (7 años para la deuda del sector no financiero y 21 años para el sector financiero) y la tasa de interés promedio ponderada se estima alrededor del 3.9% (7.8% para el sector no financiero y 2.8% para el sector financiero).