•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades del Banco Mundial señalaron públicamente su preocupación por las consecuencias de la crisis sociopolítica de Nicaragua. "La situación es muy crítica", dijo Carlos Végh, economista jefe del BM para América Latina y el Caribe.

"Ya van cinco meses de problemas sociales y políticos. Lamentablemente, (eso) está tomando un costo importante", dijo Végh este viernes, destacando en particular que el turismo "se ha prácticamente desplomado".

 Banco Mundial : PIB de Nicaragua caerá 3,8 % y frenará expansión de Centroamérica

La economía de Nicaragua experimentará una contracción de 3.8% en 2018 y será el único país centroamericano que no crecerá, pronostica el Banco Mundial.

El vicepresidente de la institución para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, expresó la preocupación del BM por el efecto negativo de esta situación en el combate a la pobreza “en uno de los países más pobres del continente”.

"El origen del problema, que es político y social, va más allá del mandato del Banco, pero esto claramente tiene un impacto económico", dijo Familiar.

"Todos quisiéramos ver una Nicaragua con las condiciones adecuadas para crecer, para reducir la pobreza, la desigualdad, y en este momento no es lo que estamos viendo", añadió.

Familiar subrayó también que la crisis política afectó la capacidad del BM de operar en el país.

 BID y Banco Mundial toman medidas ante crisis en Nicaragua

"La incertidumbre hacia adelante limita nuestra capacidad de seguir trayendo cosas nuevas al programa. Estamos más bien en una modalidad de operación donde estamos cuidando mucho lo que existe más que pensando en cosas nuevas, lo que a cierto punto es preocupante", señaló.

Según datos del BM, la cartera en Nicaragua incluye 12 proyectos por un total de US$566 millones en compromisos netos, destinados a áreas como carreteras, agricultura, agua y saneamiento, telecomunicaciones, gestión de tierras, educación, salud, cambio climático y administración financiera.

El BM dijo que en el contexto actual fortaleció las medidas para garantizar que los recursos se usen para los fines previstos.

La caída del PIB

El reporte “Sobre incertidumbre y cisnes negros: ¿Cómo lidiar con el riesgo en América Latina y el Caribe?”, publicado este viernes por el Banco Mundial, advierte que el decrecimiento económico de Nicaragua impactará en la economía de Centroamérica.

“Se estima que el PIB de Nicaragua caerá un 3.8% en el 2018, frente al crecimiento positivo del 4.9% en el 2017. Aunque el PIB de Nicaragua solo represente el 5.3% de Centroamérica, una caída tan fuerte resta 0.4 puntos porcentuales al crecimiento de Centroamérica en el 2018”, explicó el organismo multilateral.

 Semáforo aduanero marca solo rojo

En 2017, la región centroamericana registró un crecimiento económico de 3.7%, sin embargo, para este año el BM lo estimó en 2.8%.

“Se espera que América Central y el Caribe continúen creciendo a un buen ritmo (2.8% y 3.7%, respectivamente)”, señaló el documento.

Coinciden

Para los economistas Mario Arana y Luis Murillo, esta proyección del Banco Mundial sobre Nicaragua coincide con las de otros organismos nacionales e internacionales. 

“Está en línea con lo que pronostica The Economist, una contracción de 3.4%. Funides habla de rangos de -2.2% y -4.1%. Esa es la realidad. El Gobierno había hecho un pronóstico de +1%, pero eso es menos probable que se cumpla. Estamos decreciendo y esto está en línea con las estimaciones que están haciendo”, comentó Arana, expresidente del Banco Central.

 Empresarios paralizan inversiones

Para Luis Murillo, lo proyectado por el BM probable porque la crisis no se resolvió en un corto plazo y provocó pérdida de confianza y pérdidas monetarias en sectores económicos claves.

Mario Arana.

“Este resultado es lógico porque el problema político con afectaciones económicas, no se resolvió en tiempo y forma a pesar que comenzó en abril. El ciclo agrícola, que es el que soporta la mayor cantidad de recursos de este país, por lo menos en divisas, prácticamente se malogró, y además la pérdida de empleo y la fuga de capital humano en forma de migración, las pérdidas del esfuerzo productivo en sectores como el comercio, el turismo y construcción, le quitaron impulso al dinamismo económico de este país”, analizó. 

En el informe del Banco Mundial, Panamá aparece nuevamente liderando la región con un crecimiento del PIB de 4.5% en 2018. 

Honduras se ubicaría en segundo lugar, con 3.6%; El Salvador, con 2.8%; Costa Rica, con 2.7%; y Guatemala, con 2.6%.

Los riesgos

Arana agregó que la publicación del BM se suma a otras publicaciones que se han hecho sobre la situación del país. “Creo que toda persona que realmente tiene interés, que tiene negocios en Nicaragua, está bastante informada, está viendo discusiones y publicaciones. No es ninguna novedad. Es algo que todos conocemos”.

El informe del BM destaca que tres países vieron sus calificaciones de riesgo rebajadas: Brasil, Nicaragua y Ecuador. En el caso de Nicaragua, Fitch Rating pasó de calificarla con B+ en agosto 2017 a B, con panorama negativo en junio de este año.

 Consumo interno sigue contraído

“Las calificaciones crediticias más bajas naturalmente repercuten de forma negativa, ya que aumentan el costo de la deuda y dificultan el acceso a los mercados de crédito internacionales”, señala el informe.

En el caso de Nicaragua, Fitch Rating pasó de calificarla con B+ en agosto 2017 a B, con panorama negativo en junio de este año.

Luis Murillo dijo que las bajas en las calificaciones confirma la vulnerabilidad del sistema económico nicaragüense.

“Las calificaciones de Fitch con niveles más altos de riesgos para el país, confirma que el sistema económico de bonanza que tenía el país era muy vulnerable. De no resolver la crisis en el corto plazo, los problemas estructurales se van agravando y habrá menos posibilidad de recuperar la confianza y recuperar los niveles de crecimiento previos a la crisis”, explicó 

Los impactos

Mario Arana informó que el gremio empresarial nicaragüense está preparando sus pronósticos para conocer el impacto de la crisis en cada sector, como el “Monitoreo de las actividades económicas de Nicaragua” que presentó hace días el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Se están haciendo encuestas del sector empresarial. Estos  sectores ven que hay una realidad diferenciada. No todos están afectados de la misma manera. Cada uno está haciendo sus estimaciones basados en la naturaleza de su sector”, dijo.

 ​Deuda externa de Nicaragua “se podría volver más pesada”

La situación es complicada para el comercio y la construcción. Los sectores de exportación tienen un mejor desempeño, porque están asociados al volumen exportado, “porque no es que tengamos muy buenos precios, ni en café, ni en carne, ni en  azúcar, que son de nuestras principales exportaciones”, dijo Arana.

Mario Arana informó que el gremio empresarial nicaragüense está preparando sus pronósticos para conocer el impacto de la crisis en cada sector, como el “Monitoreo de las actividades económicas de Nicaragua” que presentó hace días el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Agregó que también se están viendo resultados de las inversiones realizadas por el sector privado, antes de la crisis.

La del 2009

En la última década (2007-2017) solo se había presentado un escenario de contracción económica en 2009, con 3.29%, debido a una crisis internacional.

Luis Murillo explicó que hay una diferencia en el origen y tipo de crisis que provocó ese decrecimiento en 2009 y el de 2018. “Como hubo una crisis financiera (en 2008) los inversionistas se refugiaron en las materias primas. Prueba de ello es que la inversión extranjera en Nicaragua aumentó y casi llego al 10% del PIB. El problema de ahora es que hay elementos internos y externos que nos están afectando”, aseveró.

El economista considera que el impacto de la crisis actual se extenderá más allá del corto plazo, dada la pérdida de confianza que hay en los inversionistas.