•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco de Desarrollo de América Latina CAF alertó que las carreteras de Latinoamérica y el Caribe "no están suficientemente preparadas" para enfrentar el cambio climático, por lo que elaboró una guía para ayudar a mejorar la resiliencia de la infraestructura vial de la región.

La mayoría de países de América Latina enfrentan serios desafíos institucionales, técnicos, financieros, políticos y sociales para adaptar sus carreteras al clima, indicó CAF en un diagnóstico que sirve de introducción a su "Guía de buenas prácticas para la adaptación de las carreteras al clima".

La CAF dijo que en el sector vial "se han identificado algunos eventos climáticos en América Latina y El Caribe en los últimos años, que están impactando en la vida útil de las infraestructuras", y citó que se calcula que "un 25% de las pérdidas por desastres naturales en la región son asumidas por el sector transportes".

La adaptación de las carreteras a la variabilidad y cambio climáticos tiene como objetivo prever los efectos adversos del clima y tomar las medidas adecuadas para evitar o minimizar los daños que puedan causar, con el fin de reducir costos futuros y maximizar la rentabilidad de las inversiones, dijo. Así el organismo multilateral propone "la revisión de los criterios que se aplican para la toma de decisiones durante la evaluación de las inversiones", para incluir "variables que tengan en cuenta la incidencia de las nuevas condiciones del clima y la complejidad geológica". 

También la creación de fondos que permitan implementar las medidas de adaptación al clima en proyectos de carreteras, y no solo trabajar en líneas destinadas a atender las emergencias por desastres naturales.

Mayor conocimiento

Además, CAF destaca la necesidad de una "generación de más conocimiento sobre el impacto del cambio climático y su incidencia sobre la infraestructura vial". "Para tener carreteras seguras y resilientes al clima, en los próximos años será imprescindible definir estrategias transversales que permitan adaptar nuestras infraestructuras al clima durante todo su ciclo de vida, y promover el uso de buenas prácticas en los proyectos de carreteras", explicó el vicepresidente de Infraestructura de CAF, Antonio Silveira.

La Guía de CAF alerta que si la planificación y el diseño de las carreteras continúa realizándose ateniendo tan solo a las prácticas habituales de ingeniería en la región y a los datos históricos existentes, es muy probable que no sea posible dar respuesta a los eventos climáticos que vienen sucediéndose en los últimos años y que, previsiblemente, se repetirán en el futuro. 

En ese sentido, plantea un procedimiento de trabajo basado en una serie de escalones que deberán concluir en carreteras resilientes al clima y seguras para el transporte de personas y mercancías.