•   Nusa Dua, Indonesia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, urgió hoy a los países a colaborar "para arreglar el sistema comercial actual", en lugar de "destruirlo" en medio de las crecientes tensiones desencadenadas por el agresivo proteccionismo de Estados Unidos.

"Necesitamos estrechar las manos para arreglar el actual sistema comercial, no para destruirlo", afirmó Lagarde en una conferencia en el marco de la asamblea anual del Fondo y el Banco Mundial que se celebra esta semana en la turística isla de Bali, en Indonesia.

De interés: Prevén otro ajuste al presupuesto nacional

Lagarde reconoció que el sistema comercial internacional "no es perfecto" pero ha supuesto un marco legal que ha ofrecido certidumbre.

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). EFE/END

La directora del Fondo citó la reciente y exitosa renegociación del Tratado de Libre Comercio del América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994 entre EEUU, Canadá y México como ejemplo de trabajo colectivo.

"Tratemos de usar ese impulso para convertir la tensión en reconciliación", subrayó Lagarde sin referirse expresamente al presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha criticado frontalmente a la Organización Mundial de Comercio (OMC) por dejarse aprovechar por China.

Lea además: FMI advierte sobre nuevos riesgos en sistemas financieros

Las tensiones comerciales se encuentran en el centro de todos los debates esta semana en Bali entre los asistentes a la asamblea de las dos principales instituciones financieras internacionales.

En el mismo evento, el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, advirtió de que "todos los países sufrirán los efectos negativos" dado que ya se estaban constatando aplazamientos de proyectos de inversión, lo que ralentizaría aún más la actividad económica.

También: La mano dura negociadora de Trump somete a Canadá y México

El martes, el Fondo publicó sus nuevas proyecciones macroeconómicas, en las que redujo en dos décimas las estimaciones de expansión de la economía global al 3,7 % en 2018 y 2019 como consecuencia de las dudas sembradas por la disputa entre EEUU y China, las dos mayores economías del mundo.