•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las compras de Nicaragua en el exterior de partes y repuestos automotrices, en el período de abril a julio de este año sumaron US$9.8 millones, un monto menor en 24.2% a las realizadas en el mismo lapso de 2017, cuando se gastaron US$12.9 millones en la compra de esos mismos productos en el exterior.

En abril de este año, cuando inició la crisis sociopolítica del país, la importación de repuestos se redujo en 11%, al compararla con el mismo mes de 2017. En mayo, se produjo una caída de 15.1%, pero en junio y julio se dieron los decrecimientos interanuales más acentuados, de 39.2% y 31.5%, respectivamente.

Las estadísticas del mes de julio son las más recientes en la división de comercio exterior que ha publicado el Banco Central de Nicaragua (BCN), y los repuestos de automóviles están dentro de los bienes de capital que importa Nicaragua.

Empresario explica

Eduardo Padilla, un importador y distribuidor de repuestos automotrices desde hace 20 años, recordó que en los meses de mayo, junio y julio “casi todo estuvo paralizado, por lo tanto también se detuvieron las importaciones”.

“En julio, se le dijo a los suplidores que no enviaran porque estaban trancadas las carreteras”, relató.

Padilla, gerente general de Casa Cross, afirmó que las ventas de repuestos tuvieron una reducción de 20% en abril, respecto a la meta planificada; de 40% en mayo y de 50% en junio.

En agosto, septiembre y octubre, las ventas “se regularon un poco”, pero “se trata de un negocio más bajo, porque se enmarca dentro de un contexto de país, con un movimiento económico reducido”, explicó el empresario.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial estimaron recientemente que la economía de Nicaragua se contraerá este año entre 3.8% y 4%, y que habrá otra caída del 1% en 2019.

“Hay gente que se fue del país; empresas, restaurantes y hoteles que han tenido pérdidas económicas, y todo eso afecta a las otras áreas (como el negocio de repuestos), pero el que tiene su taxi, su vehículo personal, y las empresas que tienen que seguirse moviendo para hacer cualquier tipo de cosas, tienen que reparar sus vehículos”, comentó Padilla.

“Lo que creemos es que no vamos a regresar a los niveles en que estábamos, pero estamos de nuevo abajo en 20%. Esa es la nueva realidad: una economía reducida, menos vehículos circulando”, advirtió Padilla.

Más fácil 

Karina González, propietaria de Autopartes América y de un taller automotriz en Managua, afirmó que las ventas de repuestos han caído en un 60%.

En abril de este año, cuando inició la crisis sociopolítica del país, la importación de repuestos se redujo en 11%.

“La mayor parte de los repuestos que vendo son consumidos por el mismo taller que tengo, pero aun así las ventas se han reducido en un 60%, es parejo todo esto”, indicó.

González dice que realizaba tres importaciones de repuestos anualmente desde Panamá, pero este año solo hará uno. “Ahora está más difícil, pero estamos haciendo el mayor de los esfuerzos por mantenernos”, confesó la propietaria de ese negocio.

De los servicios que brinda en el taller, señaló que los clientes están haciendo menos mantenimiento. “La suspensión y dirección la están parando un poco”, detalló.En las compras al exterior de llantas y neumáticos se invirtió 30.1% menos que el año pasado.

Miedo a comprar

En otra casa comercial de repuestos, un vendedor contó que de tres pedidos que hacía anualmente, este año solo hicieron uno.

“Eso fue antes que estallara todo este conflicto. Ya este año no haremos más, si no hay clientes. Ya la gente ni pasa por la calle. Tenemos lleno el inventario y hasta que se acabe eso, veremos si se hace otro pedido, porque estamos vendiendo menos de la mitad. La gente tiene miedo de salir a comprar o están guardando el dinero para otra cosa”, expresó el vendedor, quien tiene cuatro años trabajando en ese puesto.

La importación de baterías para vehículos también experimenta una reducción en el periodo de abril a julio de este año, de 23.5%.

Los chisperos (necesarios para los vehículos de gasolina) y las bujías sufrieron un descenso interanual de 10.8% en el valor de las importaciones, al pasar de US$1.33 millones en 2017 a US$1.18 en 2018.

En las compras al exterior de llantas y neumáticos se invirtió 30.1% menos que el año pasado.

Eduardo Padilla, gerente general de Casa Cross, considera que a corto plazo no habrá escasez de repuestos de vehículos, porque lo que hicieron los importadores fue “trasladar los pedidos” a otros meses.

“Yo creería, desde mi experiencia en este negocio del sector automotriz, que el mercado tiene el stock, y debe tener para el momento y por varios meses más”, afirmó.

Añadió que hay un aumento de precios de los repuestos, que oscila entre el 10% y 20%.

Con ese aumento, las casas distribuidoras de repuestos estarían asegurando su permanencia en el mercado. “Es que si antes vendías 100 (productos) y te ganabas 20, ahora estás vendiendo 80, pero tus costos de operación son casi iguales. Entonces, tenés que ganarte cerca de esos 20, porque si no quebrás. Tiene que haber un aumento de precios de aproximadamente 10% a 20%”, ejemplificó Padilla.

La caída en las ventas no solo ha afectado a los negocios de repuestos, sino también los salarios de los trabajadores.

Ricardo Palma, vendedor de repuestos para el sistema eléctrico de vehículos, en la calle principal de Montoya (Managua), dijo que “si la situación del país sigue así difícilmente vamos a recuperar los mismos márgenes de ventas con que arrancamos en enero”.

La mayor parte de sus ingresos dependen de las comisiones por ventas, las cuales seis meses atrás le generaban un salario mensual de C$18,000, que en la actualidad ronda los C$6,000.